Lo más visto

Más de Opinión

Un grito más

Quizás debiéramos gritar al oído de las autoridades de Tránsito para que escuchen el clamor y las sugerencias de la ciudadanía ante el caos cotidiano de la circulación vehicular para los que usan transportes públicos o medios privados.
Enlace copiado
Un grito más

Un grito más

Un grito más

Un grito más

Enlace copiado
Les preguntamos: ¿tienen identificados los puntos problemáticos, aquellos en los cuales hay mayor número de accidentes, de muertos o lesionados de tránsito y en los que se generan los “cuellos de botella” que originan los congestionamientos monumentales que se viven día con día? Si no lo tienen, es muy importante que lo comiencen a trazar juntamente con los horarios de mayor confluencia y accidentabilidad. Designando a un par de agentes de la Policía de Tránsito para que se sitúen en ellos en las horas de mayor problema, seguramente desahogarían las congestiones que tienen sus propias consecuencias tales como: 1) Elevado costo de la factura petrolera del país (¿será un objetivo buscado?) y carga a la economía familiar o empresarial. 2) Daño a la psique de la población al generar estrés, impotencia, frustración, agresividad y efectos físicos en la tensión arterial y elevaciones de la glucosa sanguínea de motoristas, pasajeros y transeúntes. 3) Elevado número de accidentes –desde leves a graves– agravando los embotellamientos y la pérdida económica en reparaciones de los automotores. 4) Los motoristas del transporte público abusando impunemente del tamaño de sus máquinas y el desprecio por los bienes y las vidas ajenas, confirmando que “la inteligencia del conductor es inversamente proporcional al tamaño de la máquina que conduce”. El abuso de “los vivos e impacientes” genera caos en todos los campos. Como ciudadano propongo: a) Presencia de agentes de Tránsito de 7:00 a 10:00 horas, de 12:00 a 15:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas en las siguientes intersecciones entre otras: alrededores de la Plaza de las Américas (Salvador del Mundo); redondel de la Fuente Luminosa de la 25.ª avenida norte; frente a la Universidad Nacional y calle San Antonio Abad; Los Héroes con la avenida Roosevelt y con la calle El Progreso; Hospital Roma y bulevar Venezuela; en las intersecciones del Centro de San Salvador; avenida Manuel E. Araujo y calles que la interceptan; 25.ª avenida norte y la calle que sale del Hospital General del ISSS; Los Héroes y Sisimiles; colonia Médica y Tutunichapa... b) Ejecutar el Plan Cero Tolerancia: multen al transporte público si efectúan paradas fuera de los lugares indicados; “se meten a la fuerza”; circulan con las puertas abiertas; no portan conos, triángulos de seguridad ni extintores; equipos de sonido con música estridente... o tienen licencia o tarjeta de circulación vencidas. c) Hagan respetar los sectores señalizados como “No Estacionar” y con líneas amarillas; despejen las esquinas; multen o remitan el vehículo de los infractores en el área metropolitana de San Salvador extensivo a Santa Tecla: en los alrededores de los mercados, hospitales, universidades, edificios de oficinas públicas y privadas... d) Que ninguna autoridad dispense las multas de tránsito a los empresarios del transporte colectivo ni a particulares, bajo ningún pretexto. e) Que la Policía Nacional Civil y otros cuerpos no abusen e infrinjan las leyes a la vista de todos los ciudadanos, ejemplo: a toda hora y todos los días cruzan las líneas amarillas en la calle El Progreso para entrar y salir de sus oficinas de investigaciones; abusan de las bocinas de “pato” y sirenas sin verdaderas urgencias. F) Que todos los agentes de la PNC tenga facultad de multar y colocar infracciones y no solo la Policía de Tránsito, pues frente a los policías se violan las normas y reglamentos, y ellos quedan pasivos, sin fuerza de ley. Es urgente y la población demanda que corrijan el caos con autoridad y eficiencia para que brinden resultados positivos en corto plazo.

Lee también

Comentarios