Lo más visto

Más de Opinión

Un “impuesto” que dicen que no es “impuesto”

A partir del próximo 15 de julio, el Gobierno pretende sumar un nuevo cargo para “inversión social” al costo de la electricidad en el país, equivalente al 13 % del precio promedio trimestral de la energía eléctrica.
Enlace copiado
Enlace copiado


Se supone que los fondos servirán para financiar obras de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), según el decreto ejecutivo emitido en junio de este año.

Este decreto contiene una nueva carga que pesará sobre todos nosotros, ya que el costo de la energía eléctrica, por su naturaleza, lo pagamos todos; desde la gran industria, el comercio, productores de alimentos y por supuesto, los ciudadanos en general, ya que somos quienes consumimos todos los bienes y servicios que se producen en el país.

Su aplicación coincidirá con el próximo cambio de pliego tarifario de la energía que se modifica cada tres meses y será adicional a la variación al alza o a la baja que anuncie la SIGET. El decreto establece que será la UT quien recolectará y transferirá los fondos a la CEL.

Para la creación de este cargo, se realizaron reformas al reglamento de la Ley General de Electricidad, que en su artículo 67-I explica cómo se establece el precio de transacción de la energía en el Mercado Regulador del Sistema. El decreto ejecutivo, firmado por el ministro de Economía y el presidente de la República, justifica la creación del nuevo cargo diciendo que es “para garantizar la operación confiable del sistema eléctrico nacional y el abastecimiento de la demanda a precios razonables”; y que para ello, se requiere de inversiones como las que ejecuta CEL.

No obstante las buena intenciones expuestas por nuestras autoridades, resulta claro que esta disposición, además de ser del todo punto de vista inconveniente, ya que castiga no solo al sector productivo, sino al precio de la canasta básica, también constituye un nuevo impuesto “disfrazado” al precio de la energía lo cual es atentatorio con el ordenamiento jurídico salvadoreño, el cual establece claramente, que únicamente es la Asamblea Legislativa la que puede decretar cargas tributarias, mientras que el Ejecutivo solo puede proponerlas dentro del marco de una iniciativa de ley.

De ahí que no nos cueste anticipar cuál será el resultado de la inconstitucionalidad ya planteada contra el referido decreto.

¿Por qué es un nuevo impuesto y no únicamente una carga administrativa? Es claro que estamos frente a un nuevo impuesto por la naturaleza de finalidad: “inversión social”. La inversión social se enmarca dentro de las finalidades mismas del Gobierno, las cuales, al mismo tiempo, le brindan su razón de existir: prestar a los ciudadanos, servicios de salud, educación, seguridad, etc.

El Gobierno obtiene esos fondos de las diferentes cargas tributarias: impuesto sobre la renta, IVA, impuestos específicos, etc.; además del resto de ingresos ordinarios del Estado: tasas, contribuciones especiales y donaciones.

A diferencia de los impuestos, los ingresos que el Estado obtiene vía “administrativa” están relacionados con servicios específicos como los pagos que hacen los usuarios cuando obtienen un pasaporte, por ejemplo. Los pagos que hacen los ciudadanos al Gobierno vía administrativa cumplen una función específica usualmente asociada con una prestación gubernamental recibida; no así el impuesto. El impuesto es recibido precisamente para realizar un cumplimiento “difuso” de las obligaciones estatales.

Tan clara acción violatoria al ordenamiento constitucional nos hace reflexionar sobre la calidad de asesores con que cuenta el Estado salvadoreño, los cuales no reparan en sutilezas constitucionales a la hora de aconsejar al presidente de la República y sus ministros, sobre la viabilidad legal, oportunidad económica y coherencia constitucional de las disposiciones administrativas que emiten dentro del ejercicio de sus funciones.

La desesperación por obtener fondos, para cubrir el exceso en el gasto corriente, nunca es buena consejera.

Tags:

  • impuesto
  • cel
  • energia
  • tarifa
  • siget

Lee también

Comentarios