Un modelo de co-opetencia para el crecimiento

En El Salvador estamos conviviendo en torno a un círculo vicioso que nos limita el crecimiento, como nación unida.
Enlace copiado
Un modelo de  co-opetencia para el crecimiento

Un modelo de co-opetencia para el crecimiento

Un modelo de  co-opetencia para el crecimiento

Un modelo de co-opetencia para el crecimiento

Enlace copiado
La productividad de las personas está en detrimento por la desconfianza, el desasosiego, miedo y falta de esperanza. Cada vez, más salvadoreños se marchan o manifiestan su interés en marcharse lejos de su país, incluyendo niños. Las estadísticas reflejan una situación de desesperación, por parte de la población, al no encontrar salida a sus problemas. La visión de vida es cortoplacista; se vive para el día-a-día y los jóvenes ven su esperanza de vida no más allá de los 25 años (por la espiral de violencia que acontece).

Es momento de aprender formas de gestión que pueden impulsarnos hacia un crecimiento socio-económico sostenible, mediante el verdadero sentido de unidad. Los empresarios salvadoreños, del sector formal y de todo giro económico y tamaño puede poner en práctica la gestión de co-opetencia, en donde las empresas que compiten entre sí colaboran para lograr beneficios en común. La visión es crear valor para las personas y las empresas, mediante dicho modelo, que promueve relaciones para aprovechar ventajas que les permitan ser competitivas o mejorar su competitividad.

Los empresarios, en la situación actual, están demostrando su capacidad de enfrentar una crisis económica galopante, en la cual su capacidad de adaptarse y responder es insuficiente ante las amenazas que superan los esfuerzos por superarlas. La co-opetencia estimula la cooperación y la competitividad, dos poderosos conceptos que brindan mayor valor a las personas que consumen o utilizan productos y servicios, estabilizan y crean nuevas fuentes de empleo, y dinamizan la economía. La cooperación brinda la oportunidad de que se trabaje unidos y haya colaboración para ser competitivos. Es novedoso para el país, ya que, por lo general, somos individualistas. Internet y la tecnología móvil son de los principales detonantes para generar co-opetencia, al crear relaciones mediante el intercambio de información e integración y optimización de procesos.

En el sector salud podríamos llegar al desarrollo de vacunas y/o categorías de medicamentos que ayuden a eliminar y prevenir, en el largo plazo, epidemias como el dengue, chik y zika, mediante co-opetencia.

Lo mismo para el sector de educación privada, en el cual podemos desarrollar programas de alta especialización en gestión de competitividad, aprendizaje de segunda lengua, y otros aspectos de relevancia. Dicho modelo de gestión permite identificar y desarrollar nuevas oportunidades de mercado, redundando en el surgimiento de empresas, fuentes de empleo, productividad, mejor valor a entregar a las personas y una nueva dinámica de la economía. A su vez mejora costos, precios, procesos y desencadena la creatividad gerencial (esta última se encuentra en fase de ver la luz).

La co-opetencia mejora la asunción de riesgo empresarial, y, con ello, mejora el nivel competitivo de las empresas, al mismo tiempo que las hace crecer, crear nuevas empresas y fomentar el emprendimiento en los jóvenes (creando sus propios negocios).

Es un modelo de gestión que cambia la forma de competir mediante la unión de talentos y estrategias, de los que co-opeten, en busca de un mutuo beneficio entre las empresas mismas y los consumidores/usuarios.

En algunas empresas en El Salvador existen rasgos de co-opetencia, bajo la formación de alianzas estratégicas entre empresa y proveedores, o de investigaciones sectoriales, ¿qué tal si se dan la oportunidad de co-opetir para crecer?

El país necesita que se tomen medidas necesarias y suficientes para avanzar y crecer, por su bienestar.

Tags:

  • crecimiento
  • miedo
  • violencia
  • competencia
  • zika

Lee también

Comentarios

Newsletter