Lo más visto

Un nuevo desacierto

El aumento al salario mínimo es justo, pero no todo lo que es justo significa que sea idóneo o adecuado; ejemplo: en un partido fútbol, donde un equipo gana y otro pierde.
Enlace copiado
Un nuevo desacierto

Un nuevo desacierto

Un nuevo desacierto

Un nuevo desacierto

Enlace copiado
El que gana siente que la victoria es merecida por justicia, aunque no haya hecho los méritos suficientes para obtener la victoria, pero el equipo que perdió jugó mejor e hizo tantos méritos como para merecer ganar. No obstante las reglas indican que el equipo que hace más goles es el que gana, lo mismo sucede con el aumento al salario mínimo, ya que la sensación de obtener una mejora salarial revindica en el trabajador el principio de justicia social.

Sin embargo, las reglas del juego para la elección del Consejo del Salario Mínimo no fueron respetadas dado que estuvo plagada de irregularidades; por ejemplo, el Ministerio de Trabajo usó a sindicatos del sector público que no reciben el salario mínimo (lo cual no es legítimo), además se obstaculizó la acreditación de aquellos que no eran afines al gobierno del FMLN. Así mismo en el conteo de votos salieron papeletas de sindicatos de los ministerios de Salud, Agricultura, Educación y el Fondo Social para la Vivienda, entre otros.

Por lo tanto el Consejo del Salario Mínimo electo puede carecer de legitimidad, dado que no se siguió el protocolo de elección, lo cual implica que los acuerdos que tome quedan expuestos a ser declarados ilegítimos a futuro por la Sala de lo Constitucional. Y creo que por acá está la estrategia del gobierno del FMLN de cara a las elecciones de 2018.

El aumento al salario mínimo no es porque al FMLN le importe verdaderamente la clase trabajadora. Consigna de antagonismo de clases que ha utilizado el Frente, desde los días en que eran insurgentes y andaban en el monte dizque luchando por la tan anhelada justicia social. El enfoque verdadero del porqué se aumentó el salario mínimo con una desproporción que no responde al clima económico que atraviesa El Salvador, ni tampoco responde a un estudio técnico, es porque en ambos escenarios el FMLN tendrá una gran rentabilidad en caudal de votos para las elecciones de 2018.

Y levantar de esta manera la mala imagen que viene arrastrando, ya que no ha sido capaz de honrar las promesas de campaña, no ha podido administrar de forma eficiente la cosa pública, ni tampoco ha sido coherente en el combate a la corrupción donde algunos de sus exfuncionarios y funcionarios actuales se han visto involucrados. Entonces se le hace más fácil al FMLN buscar culpables que asumir la culpa por la mala administración.

Dicho de otra manera, si el aumento al salario mínimo se deja tal como lo ha planteado el nuevo Consejo, esto implica que la clase trabajadora le dará los créditos al FMLN, por haber propuesto tal beneficio. Pero si a causa del aumento al salario mínimo, la empresa privada sube los precios de los productos o comienza con despidos para nivelar el costo de producción, entonces el FMLN lo usará como arma para decir que la empresa privada sigue siendo explotadora e insensible con las necesidades de la clase trabajadora y que siempre se opone a toda medida que favorezca a los trabajadores.

Peor aun si la empresa privada interpone un proceso de amparo ante la Sala de lo Constitucional y si esta le declara ilegítimo el aumento del salario mínimo. Con ello bastará para que el FMLN le diga a sus bases y simpatizantes que se agolpen en las calles y que sigan la cantaleta que los de la Sala de lo Constitucional y la empresa privada son la misma derecha que se opone a todo lo bueno. En ambos casos sale ganando el FMLN.

Tags:

  • salario minimo
  • cnsm
  • fmln
  • antagonismo
  • sala constitucional

Lee también

Comentarios