Lo más visto

Más de Opinión

¿Un nuevo orden mundial? El Ejecutivo rumbo a Oriente

El mundo se convulsiona de norte a sur y de este a oeste; sus más evidentes fisuras están en el desplazamiento de Estados Unidos de América (EUA) como hiperpotencia económica a favor de China, aunque para 2050 se prevé a India como la economía hegemónica planetaria.

Enlace copiado
David Hernández

David Hernández

Enlace copiado

La crisis suramericana con el fracaso del modelo neoliberal en Colombia, Argentina, Chile; y las encrucijadas sociales de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Nicaragua, Cuba, significan el colapso socioeconómico continental. Según datos de OXFAM, el comité de Oxford contra la hambruna, el 82 % de la riqueza mundial producida en 2018 terminó en manos del 1 % más rico de la población mundial, mientras el 50 % más pobre –3,700 millones de personas– no se benefició de dicho crecimiento.

México es caso aparte, lo demuestran los sucesos de Sinaloa, donde hubo amago de golpe de Estado con implicaciones de la Administración para el Control de Drogas (DEA), la Agencia Federal de Investigación (FBI), el Ejército mexicano y los carteles de la droga, para influir a favor de los demócratas en la campaña presidencial estadounidense. Paradójicamente, Trump es necesario para López Obrador, pues garantiza el equilibrio entre gobierno mexicano y señores de la droga e implica estabilidad al sur del río Grande.

En Europa la coyuntura es complicada, ha vuelto la Guerra Fría entre la Unión Europea (UE) y Rusia, con daños colaterales como el Brexit, la salida de Gran Bretaña de la UE, el movimiento independentista en Cataluña, el fortalecimiento de los partidos de extrema derecha, la división en la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN), a la que amenaza Turquía con abandonar si la UE persiste en condenarla por violación a los derechos humanos kurdos y su invasión a Siria. La UE podría desintegrarse y el continente regresar a la tribu y la balcanización.

En El Salvador aún no ha encendido la chispa de los descontentos sociales suramericanos, aunque las condiciones para un estallido social están dadas debido al colapso de los partidos políticos, a la grave situación económica del país, a la criminalidad, el desempleo y la imparable emigración de salvadoreños rumbo a EUA.

Es significativo, dentro de este contexto, el viaje del presidente a Japón, China y Catar de finales de noviembre a principios de diciembre. Por un lado, se puede leer que las expectativas del Ejecutivo en EUA son insuficientes para implementar planes de salvataje económico, ayuda para el desarrollo y asistencia tecnológica. Ello aunado a desencuentros con la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y el sector financiero. La crítica al elevado, burocratizado e insustancial –según sus detractores– presupuesto de la nación por diversos sectores del espectro político lo demuestra.

Hay que reconocer sin embargo que esta "fuga" hacia Oriente es un giro pragmático en las relaciones internacionales del mandatario salvadoreño que le da, aparentemente, relativa independencia respecto a los interlocutores norteamericanos. China es un inmenso mercado potencial para los productos salvadoreños y todo indica que en un primer momento, como es habitual en la política exterior china, darán facilidades de créditos blandos para garantizar unas relaciones duraderas. Igual de importantes son los mercados de Japón y Catar.

Ha llegado la edad de la razón para este gobierno.

Tags:

  • China
  • crisis suramericana
  • México
  • coyuntura
  • estallido social
  • Oriente

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines