Lo más visto

Un pacto de nación

Se inicia el año 2013 y a pesar de los muchos abrazos y deseos de éxito, compartidos con familiares y amigos, la senda por la cual se encamina nuestro país no se ve nada alentadora.
Enlace copiado
Un pacto de nación

Un pacto de nación

Un pacto de nación

Un pacto de nación

Enlace copiado
Muchos problemas están en vilo y si no se atienden se van acrecentado día con día. Bajo las condiciones actuales de confrontación entre partidos políticos, poco o nada se hará y estos deseos de éxito y de prosperidad no se alcanzarán y llegaremos a fin de año con más pobreza y más desesperanza.

Mucho tiempo del año 2012 se ocupó inútilmente para estar enfrascados en situaciones que no produjeron ningún beneficio. Se dejó de atender con esmero e importancia temas como la educación, la agricultura, la salud y la inversión extranjera, entre otros. La miopía política se ha convertido en ceguera, no se ve más allá de los intereses partidarios. Cada día que pasa en nuestro país es un acto se supervivencia, la pobreza aumenta, hay menos empleos dignos, las empresas pequeñas y medianas sufren las consecuencias de la aplicación de políticas fiscales que pretenden recaudar fondos a como dé lugar. Las cúpulas de los partidos más importantes están en manos de personajes que vienen de la guerra, donde lo único que hicieron fue firmar acuerdos para silenciar fusiles, pero no de sellar compromisos para lograr juntos una patria mejor.

Por un lado, los que oímos las arengas revolucionarias de muchos funcionarios públicos actuales, allá por la década de los setenta, y luego los vimos como aguerridos combatientes en la década de los ochenta, llegamos a la conclusión de que todo ese episodio tan desgarrador para nuestra patria solo se trataba de ostentar poder político y económico. Solamente era eso. Ellos que han creado una élite social llamada los Comunistas-Capitalistas, que abogan por un socialismo, pero que les encanta el buen vivir. Y por otro lado los que se acostumbraron a ostentar el poder y utilizaron los bienes públicos para beneficiarse por décadas.

Así no llegaremos a nada, porque el ambiente se vuelve propicio únicamente para desatar venganzas. Es el momento que nuestra patria necesita de un líder, que llame a la sensatez y a la cordura, que quien presida el país tome su rol como tal y demuestre que puede gobernar para todos, dejando de un lado la soberbia y el espíritu de confrontación, dando ejemplo de humildad para convertirse en el guía de un verdadero pacto de nación que nos permita unirnos y sumar fuerzas positivas. Ver que nuestro presidente se enfunde el traje azul y blanco con el símbolo en el pecho “SS”, super salvadoreño, y comience por proponer y echar en marcha un verdadero plan de austeridad en el Gobierno, no subiendo más impuestos sino más bien haciendo uso adecuado de los recursos que se tienen, llamando a la oposición a dialogar y tomar en cuenta sus ideas y propuestas, informando con transparencia a su pueblo de todo lo que pasa y no andar con planes escondidos, buscando oportunidades de inversión y dejar de andar defendiendo posiciones indefendibles.

Basta salir un rato por las colonias, comunidades, caseríos y cantones, para darse cuenta de lo mal que estamos. La esperanza está puesta en que nuestro presidente provoque el verdadero cambio. El Salvador lo agradecerá.

Tags:

  • Pacto
  • nación
  • partidos
  • comunistas
  • capitalistas

Lee también

Comentarios