Lo más visto

Un padre amoroso, alegre y pobre

Con la Teletón acabamos de vivir otra exitosa cita de recaudación para ayudar a FUNTER, ocasión que nos permite cada año unirnos alrededor de los dramas gozosos de superación que viven los protagonistas con alguna minusvalía junto al apoyo de sus familiares.
Enlace copiado
Kalena de Velado / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Kalena de Velado / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

Efectivamente, ser testigos de la calidad de amor con que un papá o una mamá deja de lado sus sueños para buscar la felicidad de un familiar que necesita más tiempo nos plantea dos posturas: o juzgo una locura excepcional que me deja indiferente o me interpelan para examinar la calidad de amor que estoy dando a mi familia.

En el marco del quinto aniversario del papa Francisco, me gustaría reflexionar sobre su proceder como padre amoroso, alegre y pobre que nos invita a ser apóstoles de la ternura de Dios través de llevar los sentimientos del Corazón de Jesús. Algunos llaman al impacto de su personalidad “el efecto Francisco”, pero a mí me gusta más llamarlo “el efecto latino” porque ha llevado a escala global la manera local en que se desenvuelve un bueno y formado “sacerdote de pueblo”. El papa Francisco me recuerda al “santo cura de Ars”, quien desde un perdido cantón de la Francia agnóstica del siglo XIX propició que miles de personas regresaran a la fe cristiana predicando la misericordia de Dios con los pecadores. Miles de peregrinos hacían largas colas, día y noche, para recibir el sacramento de la confesión, ya que sabían que encontrarían consuelo y paz en las palabras de este pobre, humilde, alegre y amoroso sacerdote.

El Dr. Hosffman Ospino, profesor en la Escuela de Teología y Ministerio del Boston College, EUA, señala que desde que asumió el papa Francisco como cabeza de la Iglesia católica se ha originado un renovado surgimiento de evangelización católica en los cientos de miles de católicos de ese país del norte. Señala que Francisco no solo habla español, sino que lleva a la agenda mundial los valores y temas que son de interés no solo al 40 % de latinos que conforman el catolicismo americano, sino del 40 % del total de católicos en el mundo que residen en América Latina. Entre ellos: “La pobreza, las migraciones, la defensa de la vida, la evangelización de los jóvenes y el cuidado del orden creado (Ecología y medio ambiente)”, por mencionar algunos. https://es.aleteia.org/2018/03/13/cinco-anos-de-papa-francisco-el-efecto-latino-en-estados-unidos/

No es extraño, pues, que pueda ser malinterpretado el papa Francisco por su especial atención a los más necesitados. En El Salvador, muchos hemos tenido que reflexionar y rectificar también en el mensaje que la Iglesia católica nos dio cuando fue nombrado beato Monseñor Romero, debido a que fuimos víctimas de los propios prejuicios y de la mala lengua de algunos que lo presentaron falsamente como un revolucionario. De acuerdo con historiadores y teólogos de prestigio, más de 200 cardenales y el arzobispo Vincenzo Paglia, presidente del Pontificio Consejo para la Familia y Postulador para la causa de beatificación del arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, se ha desvanecido completamente la falsa acusación de que el mensaje y enseñanza de Romero tenían desviaciones teológicas o de que tenía errores sociales en sus actividades. https://www.religionenlibertad.com/romero-dijo-soy-de-la-teologia-de-la-liberacion-de-pablo-41101.htm

Humildemente los animo a descubrir las “noticias falsas” y rumorología sobre el Santo Padre y Monseñor Romero, para descubrir la verdad de las cosas. En mi caso, estudiar la trayectoria y coherencia de vida del papa Francisco me ayudó a reconocer quién era Monseñor Romero, además de pedirle al Espíritu Santo que mediera apertura para rectificar… Ahora me alegro profundamente de que en octubre sea declarado san Romero de América.

Lee también

Comentarios