Lo más visto

Más de Opinión

Un paliativo al problema vial del AMSS

Enlace copiado
Ricardo Ayala K. Ingeniero Consultor

Ricardo Ayala K. Ingeniero Consultor

Enlace copiado

La circulación vial en el AMSS tiene una eficiencia máxima del 18 % en horas pico. Una distancia urbana de 8 km, que debería recorrerse en 12 minutos, toma 64. La deficiencia proyectada es que a finales de este año le tomará 78 minutos y en JUN19 esa distancia le tomará 90 minutos para una eficiencia del 13 %. Esto se cumplirá si no hacemos nada eficiente al respecto, como hasta ahora.

En los días feriados de fin de año (26-30/DIC/17) la eficiencia mencionada operó cercana a 66 % (un gran logro vial) debido a que no funcionaban oficinas públicas, ni escuelas, ni algunas industrias, etcétera. Dediqué entonces algún tiempo a cuantificar el fenómeno y manejarlo en la medida que los números indicaran. En ese período hice una evaluación (aproximada, pero técnicamente valedera) del porcentaje de demanda vial de ese momento con respecto a la usual en días laborales y en hora pico. Determiné valores en 24 cruceros de 82 que debía investigar, que es muestra muy representativa. El tránsito ausente fue el 46 % del normal y se circulaba con gran facilidad.

De Lunes a Jueves Santo (MAR18) hice lo mismo y los ausentes fueron el 55 % de la demanda normal, lo que permitía excelente fluidez. Extrapolando valores y estimaciones pude determinar que con el 33 % del tránsito rodado ausente se puede circular en el AMSS con aceptable eficiencia en las horas pico.

Si en el 75 % de los centros laborales del AMSS, tanto públicos como privados, se establece que las personas puedan iniciar sus funciones dentro de un tramo de al menos dos horas (7:00 a 9:00 a. m.) ampliaríamos la demanda vial crítica –matinal y vespertina– de 80 minutos que es ahora, a 140 minutos; el equivalente sería de casi 32 % de tránsito ausente, que es condición suficiente para circular sin congestionamiento. Si tecnificáramos el transporte colectivo la circulación mejoraría aún más, al menos por unos cuatro/seis años.

Este esquema paliativo, pues correctivo ya es imposible, lo he propuesto al Comité de Transporte de la Cámara de Comercio para intentar establecerlo en al AMSS. Si consiguiéramos que algunos empresarios líderes se interesen en tal procedimiento y lo iniciáramos parcialmente el efecto demostración incentivará a establecerlo. Incluso ya hay varias instituciones que están aplicando medidas similares en beneficio de sus colaboradores.

Tal esquema, que redistribuye la demanda en el tiempo y que ya se aplica con éxito en varias ciudades europeas, iría generando una progresiva ampliación de los incorporados a tal cambio, que provocaría muchas otras ventajas, mejorando la economía y la calidad de vida, así como también el estado anímico de los conductores, reduciendo los accidentes viales y la violencia implícita.

Debo anotar algunas cifras y conceptos que deberán motivarnos para iniciar esta gestión. Los atascos viales del AMSS significan anualmente: desperdicio absoluto de 110 millones de galones de combustibles (¡30 % de la importación!) que nos cuesta a los usuarios $220 millones en divisas (precios MAY18) y otros $80 millones en impuestos para el Fisco; 1,500 millones de horas-hombre potencialmente laborales; contaminación extrema del aire de la zona que obliga a costos en salud por absentismo y medicamentos; desembolsos por deterioro automotriz más un largo etcétera. El tema debería ser de interés al menos de algún candidato presidencial.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines