Lo más visto

Un preocupante tercer lugar

Enlace copiado
Enlace copiado

Desde hace algunos años, los hispanos o latinos en Estados Unidos de América pasamos a ser el grupo minoritario más numeroso. Nuestra influencia en la economía, la política, la cultura y la sociedad estadounidenses sigue aumentando cada vez más. La representación de los hispanos en Estados Unidos había estado caracterizada por la arrolladora presencia de los ciudadanos mexicanos, seguidos muy de lejos por los puertorriqueños y por los cubanos, pero, ahora son los salvadoreños quienes han pasado a ocupar el tercer lugar.

Según datos proporcionados por el conocido Pew Research Center, los salvadoreños en Estados Unidos ya han superado a los cubanos, convirtiéndose en el tercer grupo más numeroso de inmigrantes de origen hispano. Resulta increíble que el país más pequeño del continente americano genere tanta emigración.

Se estima que, a la fecha, unos 3 millones de salvadoreños (incluyendo a los oriundos de El Salvador junto a su descendencia) están viviendo en el exterior, principalmente, en Estados Unidos. En dicho país, la población salvadoreña ha crecido, desde la década de los noventa, en más de un 300 %. De continuar emigrando, en un futuro cercano habrá tantos salvadoreños viviendo en el exterior como en su propio país. Tradicionalmente, El Salvador había sido un país que exportaba mano de obra barata y no calificada.

Pero, esto ya no es así. Son miles los jóvenes salvadoreños que están a la espera de culminar su educación universitaria para salir a buscar una mejor oportunidad al emigrar. No es posible que el capital humano salvadoreño se esté fugando. La nación salvadoreña se está desangrando cada vez que un graduado universitario se va del país a buscar un mejor porvenir fuera de nuestras fronteras. Resulta absurdo que los jóvenes salvadoreños que actualmente se están formando en nuestras universidades solo estén a la espera de obtener su título para emigrar. ¡Esto no debe continuar! Al emigrar, nuestros graduados universitarios están dejando vacantes posiciones claves que en su ausencia seguramente serán ocupadas por los menos capaces. Esto solo acarreará la devastación de la nación salvadoreña.

El tercer puesto alcanzado por los salvadoreños en la población de Estados Unidos, antes de ser motivo de celebración, debe ser causa de preocupación por parte de nuestros gobernantes, líderes y responsables del porvenir del país. No importa la razón que se tenga para emigrar, la emigración del valioso recurso humano salvadoreño debe controlarse para poder garantizar el porvenir del país.

Lee también

Comentarios