Lo más visto

Un presente duro, un futuro complicado (I)

El país nunca había atravesado una situación tan desastrosa como la actual fuera del tiempo de la guerra, las finanzas públicas están más que sobregiradas, la deuda es más allá de lo que pudimos imaginar, nuestra calificación de riesgo está solamente sobre Venezuela, enfrentamos un impago mentiroso y en peligro de enfrentar otros impagos, si no se llega a acuerdos razonables con la oposición. Cuando un país está así de endeudado, la receta para arreglarse, es simple en teoría, hay que reestructurar la deuda a un plazo más largo para hacerle frente a los pagos de capital en el futuro, hay que disminuir notablemente los gastos públicos, no la inversión, y hay que aumentar los ingresos. El único rubro en que los dos últimos gobiernos lo han hecho bien es en aumentar los ingresos por impuestos, han recolectado más que nunca ningún gobierno anterior, en parte por eficiencia administrativa en el Ministerio de Hacienda un proceso que viene de mucho tiempo atrás, en parte por la gran cantidad de nuevos impuestos que se han pasado en este periodo.

Enlace copiado
Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Rafael Castellanos / Columnista de LA PRENSA GRÁFICA

Enlace copiado

La disminución del gasto es la piedra en el zapato, el FMLN se resiste a disminuirlo y eso no es negociable tanto para el FMI, como para la oposición, únicamente darían sus votos para créditos de reestructuración. Pero según se sabe, las discusiones se traban al llegar al punto de rebajar el gasto. Viene una misión de reconocimiento del FMI en estos días y han adelantado que si no hay señal clara de que el gasto se reducirá, no seguirán el proceso de reestructuración, pacto fiscal, créditos para reestructuración, así que hay poco margen de maniobra y según los interlocutores con el gobierno, se comprometen a reducirlo pero posteriormente no pasa nada. No sabemos en qué terminará, pero aun en el mejor de los casos, reestructurando deuda y rebajando gasto, el futuro para cualquier gobierno que llegue será complicadísimo desde el punto de vista financiero.

En otro ámbito, la violencia no cede a pesar de que el Plan El Salvador Seguro es un plan bien diseñado pero los resultados inmediatos no se dan, siguen viéndose asesinatos, gente obligada a abandonar sus casas, asesinando policías y las organizaciones de derechos humanos y alguna prensa insiste en que hay escuadrones de exterminio en los cuerpos de la policía, nadie lo ha comprobado pero es un punto delicado.

Los Estados Unidos siguen firmes en su promesa de ayudar económicamente a los países del triángulo norte, económicamente para superar estos problemas; sin embargo, exigen como punto de honor muestras de una lucha seria contra la corrupción y en ese rubro El Salvador sale mal cuando liberan a capos de la droga ya sea por mala presentación de la Fiscalía y otras razones, cuando la corrupción de lado del gobierno se protegen con exilios en Managua, con embajadas y cargos para inmunidad y cuando en el caso más sonado el del exiliado político, los cargos realmente son cantidades pequeñas y no hay investigaciones sobre lo que gente que conoce señala como las fuentes más jugosas de malversación de fondos, la CEL-LAGEO-LAINE siendo esta una sociedad privada, escapa a la supervisión obligatoria del Estado, pero dado el caso tiene que ser investigado a fondo.

Hay muchas otras cosas negras que combatir, tocaremos en la siguiente entrega.

Lee también

Comentarios