Lo más visto

Un programa para “dreamers” también en El Salvador

La historia de la migración de salvadoreños hacia los Estados Unidos, desde los años ochenta, cuando se dio el éxodo masivo, involucra a padres, madres e hijos. Muchos de los niños que llegaron a tierra norteamericana posiblemente no tenían idea del futuro que les esperaba. Se criaron entre dos culturas y de la una sacaron lo mejor de la otra, siendo una de las ventajas que obtuvieron el derecho a una educación de nivel mundial. Algo que en su propio país no hubiese sido posible, ni siquiera en estos tiempos.
Enlace copiado
Un programa para “dreamers” también en El Salvador

Un programa para “dreamers” también en El Salvador

Un programa para “dreamers” también en El Salvador

Un programa para “dreamers” también en El Salvador

Un programa para “dreamers” también en El Salvador

Un programa para “dreamers” también en El Salvador

Enlace copiado
Se formó un movimiento llamado los “Dreamers” (Soñadores), conformado por jóvenes, muchos de ellos salvadoreños, viviendo en Estados Unidos que buscan legalizarse; varios están amparados a una política de migración que evita que sean deportados.

Una de estas historias la cuenta en un programa radial Carlos Andrés Salinas, Andy para sus amigos, quien se graduó con honores de la Escuela Secundaria Atlee, en Virginia, Estados Unidos. Después de ocho veranos trabajando de jardinero, se vistió con una toga azul, caminó hacia el escenario y recibió su diploma de bachillerato. Ese día, además de graduarse, hizo una declaración sobre una bandera de El Salvador, pintada en su birrete, que leía: “I am a dreamer”.

El sueño americano para esos jóvenes es estudiar para ser mejores, crecer como personas y contar con oportunidades. Ahora la administración Trump ha validado el asidero jurídico de los “dreamers”, renovando la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, en inglés), y permitiéndoles continuar estudiando en la nación americana incluyendo estudios de high school y universidad. Casi ochocientos mil “dreamers” suman ya en la nación norteamericana, y el número de salvadoreños inscritos es representativo. El Salvador es el segundo país con más personas protegidas por esa política, superado por México. Todos aspiran a una carrera universitaria.

En El Salvador, propongamos que se diseñe y ejecute un programa para “dreamers” salvadoreños, bajo un modelo de asocio público-privado, que cuente con presupuesto mixto, que incluya las asociaciones de salvadoreños en los EUA e instituciones educativas estadounidenses, capaz de desarrollar una estructura educativa dedicada a la potenciación de jóvenes estudiantes “dreamers” y que cuente con trazabilidad; que contemple, además de las capacidades educacionales, las competencias y habilidades, bajo una metodología disruptiva y formados por maestros que sean más “coaches” que educadores tradicionales, con intercambio entre instituciones locales y norteamericanas. Dotado de espacios que cultiven formas de pensar, que brinde las herramientas, para que los estudiantes dominen los retos y oportunidades que se les presenten, teniendo como fin último, transformar la sociedad. Es la oportunidad de apoyar ese talento que ya existe y que se necesita para encontrar nuevas sendas para el desarrollo socio-económico, con la capacidad de crear empresas, re-enrumbar la cosa pública, posibilitar la integración centroamericana y alcanzar mercados mundiales; es un programa que puede lograr mejores talentos que al insertarse en la actividad productiva sean capaces de propiciar mejores líneas de acción para atraer inversión, crear nuevas fuentes de empleos, y, de paso, pensar en cosas grandes para nuestro país.

A los “dreamers” en Estados Unidos les ofrecerán oportunidades laborales en programas, proyectos y empresas, de dicha nación. Por nuestra parte, acá en El Salvador, corresponde enseñar a los “dreamers” locales a crear las oportunidades, dentro de nuestro territorio, capaces de evolucionar al país, hacia otro nivel de vida, quedándose aquí a estudiar, bajo un modelo educativo que les permita ser mejores, crecer como personas y contar con oportunidades, para ellos mismos y para otros compatriotas.
 

Tags:

Lee también

Comentarios