Lo más visto

Un reclamo de justicia

Uno de los más grandes compromisos que enaltecen a la noble profesión de la medicina es su loable juramento por el cual los médicos se comprometen a cumplir tan grande ministerio. Se trata de la noble misión de velar y entregarse de lleno a su trabajo científico y a la prestación de servicios, con ferviente sentido humanitario, sin distinción social.
Enlace copiado
Enlace copiado
¿Cómo queda entonces la nefasta y cruel actitud de la que fue víctima un paciente que recientemente falleció en el Hospital Rosales, que soportó las inclemencias del dolor que le aquejaba y se le violentaron sus derechos de atención, ya que –según noticias recabadas por diferentes medios periodísticos– la negligencia prevaleció, porque a pesar de que había personal médico no fue atendido?

Necesario es entonces que por parte de las autoridades del Ministerio de Salud Pública se realicen las investigaciones pertinentes, y que caiga el peso de la ley a quien o quienes provocaron tan inhumana acción.

La vida es un don de Dios y ante Él todos somos iguales. ¿Por qué, entonces se procedió de esa manera? Ojalá haya respuesta a esta interrogante por parte de las autoridades del mencionado centro hospitalario y por qué no, del sindicato correspondiente, cuyos miembros, para pedir, exigir y armar bochinches son buenos.

[email protected]

Tags:

  • distincion social
  • Salud publica
  • sindicato correspondiente

Lee también

Comentarios