Lo más visto

¿Un segundo Acuerdo? ¿Y el primero qué?

...Mientras no haya acuerdo con el FMI serán más difíciles los desembolsos de préstamos ya aprobados con instituciones multilaterales... si ya hubieran cumplido el Primer Acuerdo, no estaríamos hablando de situación de pre-crisis.
Enlace copiado
Enlace copiado
El Salvador vive una situación de “pre-crisis” financiera, porque está en riesgo de volver a caer en impago, lo que tendría graves consecuencias. Las instituciones financieras en el país ya han sentido que los recursos externos para créditos comienzan a limitarse y un nuevo impago podría resultar en un “alto súbito”. Además, el prestigio del país de buena administración financiera se está perdiendo y ya nos comparan con otros de baja calificación.

Ante una situación de “pre-crisis” se debe hacer una evaluación de situación para tomar medidas que eviten la “crisis”.

En este caso, la primera opción es aumentar la recaudación tributaria vía nuevos impuestos, pero no hay apoyo político para esto y, aunque hipotéticamente se aprobara, no tendía mayor impacto este año. Lo peor: a inicio de mayo la recaudación percibida muestra $73 millones menos que lo presupuestado y la economía está mostrando más debilidad para crecer.

Segunda opción: lograr la aprobación para una nueva emisión de títulos valores. Tampoco tienen los votos. Y, después de una supuesta aprobación, necesitaría al menos un par de meses para la colocación. Demasiado tarde. Además, la tasa de interés estaría en torno a 7.94 % (Bonos del Tesoro de EUA a 10 años: 2.21 %; más el diferencial de riego que señala Bloomberg de 573 puntos al 8 de junio).

Tercera opción: tomar otro 5 % ($475-$500mm) de los ahorros de los trabajadores a 3.0 % de interés, un “fraude social” que tampoco tendía suficientes votos.

Cuarta opción: recortar gastos superfluos, como le han indicado tanques de pensamiento y economistas, mientras se aprueba una reforma de pensiones como la presentada por la Sociedad Civil (reduciría el déficit fiscal) y llegar a un Acuerdo con el Fondo Monetario, lo que facilitaría el acceso al financiamiento externo.

Entonces, la cuarta es la “única opción” del Gobierno para pagar los $44.1mm que vencen en julio de los Certificados de Inversión Previsional (CIP). No hacerlo, caer en impago, buscar a quién responsabilizar, y no haber tomado medidas para evitar una “crisis” por otro impago, será solo responsabilidad del Gobierno.

Ahora, pedir un segundo Acuerdo también es improcedente, porque no han cumplido ni el primer Acuerdo, con medidas como:

1. “Reducir el déficit del sector público no financiero”, SPNF, a partir de 2017. Fue de 2.5 % del PIB en 2016 y llegaría, según Hacienda (Situación Fiscal 2017), a 3.3 % este año, sin considerar gastos que no incluyeron.

2. “Corregir el proyecto de Presupuesto 2017”, lo cual no se hizo y se aprobó con los votos de los partidos pequeños, aunque estaba desfinanciado y no incluía el pago de CIP y de pensiones IPSFA, entre otros. Tampoco fueron considerados los requerimientos del TSE para cubrir los gastos de las elecciones de 2018 que, si bien van en un presupuesto especial, también aumentan déficit fiscal.

3. “Limitar la emisión de LETES a 10 % de los ingresos corrientes en cada ejercicio fiscal”, pero se dejó y mantiene en 30 %.

4. Dar disposiciones (Decreto Ejecutivo) que ordene una “congelación y no sustitución de plazas en el SPNF”.

5. “Destinar recursos en el Presupuesto General de la Nación 2017, para realizar una auditoría de plazas en las instituciones del Gobierno Central, incluyendo instituciones autónomas y empresas públicas”, a ser desarrollada “por la Fiscalía General de la República”, para tener un punto de partida de control transparente.

6. Dar disposiciones (Decreto Ejecutivo claro y concreto y por instituciones) que ordene un recorte “al mínimo de los gastos de publicidad, viajes y otros no esenciales”, donde estos últimos deben incluir los gastos reservados (secretos) de la Presidencia de la República, que rondan los $50 millones.

7. Se ha avanzado en “formalizar la solicitud ante el Fondo Monetario Internacional de un acuerdo precautorio, que incluya un programa de sostenibilidad de las finanzas públicas”, pero no hay un anuncio concreto de la negociación y de cómo se pretende hacer el ajuste de 3 % del PIB en los tres años entre 2017 (ya se fue) y 2019.

Es de enfatizar, mientras no haya acuerdo con el FMI serán más difíciles los desembolsos de préstamos ya aprobados con instituciones multilaterales. Y pensar que, si ya hubieran cumplido el Primer Acuerdo, no estaríamos hablando de situación de pre-crisis.
 

Lee también

Comentarios