Un señalamiento concreto

Aprovecho la presente sección para señalar como lector de este diario situaciones anómalas que se observan en el mercado de San Jacinto
Enlace copiado
Enlace copiado
Aprovecho la presente sección para señalar como lector de este diario situaciones anómalas que se observan en el mercado de San Jacinto, ubicado en el barrio del mismo nombre, en la capital, las cuales considero deben ser tomadas en consideración y a la vez corregidas por la administración de ese centro comercial, sobre todo porque constituyen problemas que ameritan la intervención pertinente, ya que son de vital importancia para la salud y la seguridad de los usuarios.

En la sección cocinas se encuentran tragantes tapados que provocan inundaciones y lo censurable es que los clientes tengan que soportar esas emanaciones en el momento de ingerir sus alimentos.

He podido constatar la preocupación que existe por la persistencia de este problema, a pesar de los llamados hechos a la administración, sin que haya habido algún resultado. Consecuentemente, es justo que así como las personas que pagan sus puestos para mantener sus fuentes de trabajo y de servicio, que eso se les resuelva.

Argumentan los afectados que esta es más bien una oportunidad que se presenta a los encargados de la administración de ese importante mercado para justificar el buen desempeño de sus cargos y a la vez para quedar bien con todas las personas que cotidianamente lo frecuentan en demanda de sus servicios.

Obras son amores y no buenas razones.

[email protected]

Tags:

  • san jacinto
  • mercado
  • insalubridad
  • alimentos

Lee también

Comentarios

Newsletter