¿Un verdadero cambio de rumbo...?

Enlace copiado
Enlace copiado
Con los actuales actores políticos, gobernantes y patrocinadores, nacionales o extranjeros, de partidos, el rumbo seguirá siendo el mismo, ¿hasta cuándo? ¿Hay que tener paciencia hasta que por inercia y sin participación activa de jóvenes capacitados y honestos, los actuales señores del feudo decidan dejar de usufructuar los escandalosos privilegios de las arcas del Estado?

Algunos comentaristas lo han dicho: a menos que haya una revolución pacífica de votos, de unión de pensamientos de centro izquierda, centro derecha y de centro, El Salvador no tendrá esperanza; las ideologías ultraortodoxas de derecha y de izquierda seguirán disputándose el pastel y disfrutando los privilegios de manejar dos partidos mayoritarios, con los empujoncitos de los partidos taxi... Y todo seguirá igual. El barco seguirá navegando, con capitán pero sin brújula.

Nuestra pequeña nación necesita con urgencia una tercera fuerza política independiente —con actores capacitados y honestos— que desplace, primero, a la actual “tercera fuerza” y que en un cortísimo plazo pueda competir “de tú a tú” con ARENA y el FMLN y en un futuro no lejano —para beneficio de nuestros hijos y nietos— se convierta en un país verdaderamente democrático, gobernado por un buen capitán, con buena brújula, sin populismos, sinceramente empeñado en erradicar el despilfarro gubernamental, la dolorosa pobreza, dar correcta atención a la salud, la educación, la seguridad, promover aceleradamente el empleo y a no manipular a los pobres como clientela política. ¡Dios bendiga al “Pulgarcito”!

[email protected]

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter