Lo más visto

Más de Opinión

Una Asamblea Legislativa propicia para debates

Enlace copiado
Eduardo Rohde Schell

Eduardo Rohde Schell

Enlace copiado

Experiencias del pasado en la política han puesto en evidencia que las conformaciones parlamentarias con notoria superioridad numérica de un partido no generan las mejores decisiones para el bien común, aunque formen parte del juego democrático. Si en asambleas balanceadas se ha visto compra de voluntades y componendas, qué se puede esperar de una balanza que tenga uno de sus platillos con abrumante peso. Si bien algunos piensan que esa mayoría empujará los planes del gobierno y allanará obstáculos, es imprescindible el trabajo de una oposición que mire los problemas desde distinta óptica. Posiciones cerradas en ese foro restringen la sana discusión y los consensos.

No hacemos alusión, específicamente, a un hipotético escenario de las próximas elecciones, por el cimero lugar en las encuestas del partido Nuevas Ideas, porque es largo el trecho para su realización y todo instituto político y gobiernos tienen ciclos desgastantes. Partidos considerados emblemáticos, hoy en la oposición, pueden hacer giros inesperados, debido a acontecimientos futuros. La derecha, con apoyo empresarial y tradicional línea conservadora –siguiendo fenómeno replicador de países suramericanos–, si realiza cambios sustanciales puede lograr una sinergia que permee las masas votantes, las cuales, sabemos, son analíticas y aplican una sindéresis originada por la realidad y el momento que se esté atravesando. Hasta el desgastado FMLN, como las caléndulas que sobreviven en ambientes inhóspitos, puede soñar con tiempos mejores.

Analicemos ciertos factores dignos de tomarse en cuenta sobre los futuros comicios. Según encuesta de LPG (diciembre/2019) sobre las preferencias de la población para las elecciones legislativas, si sumamos los indicadores: No sabe 18.4, No responde 17.7 y el voto es secreto 5.0, resulta cifra de 41.1, suficiente para producir variantes de peso en un futuro. Además, los votantes expresan que el factor más importante para decidir por quién votar es el candidato. Así que los partidos tienen que luchar estratégicamente para seleccionar rostros frescos, potables y de arrastre, aunque por el momento sus banderas ideológicas estén desteñidas. Eso sí, en todas sus acciones deben recordar que nadie está por encima de la ley.

Retomando el concepto de que los foros balanceados son el más propicio terreno para debatir ideas y encontrar las mejores soluciones, es imperioso que los contendientes de la liza 2021 empiecen a trazar programas creíbles, convincentes, con los pies sobre la tierra, tal como los que ejecuta el actual mandatario Nayib Bukele con su equipo de trabajo, aunque, hablemos claro, para llegar a ello no contó con un andamiaje y una verdadera identidad partidaria.

Tags:

  • bien común
  • Nuevas Ideas
  • preferencias
  • candidatos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines