Lo más visto

Más de Opinión

Una acción... ¿revolucionaria?

Enlace copiado
José Roberto Osorio - Economista

José Roberto Osorio - Economista

Enlace copiado

Teniendo en cuenta las nefastas consecuencias de la migración, que objetivamente están a la vista, el rechazo de los gobiernos de las naciones donde recala la mayor parte de los que huyen de sus propios países, a la llegada de más personas procedentes de zonas de menor desarrollo relativo, ¿podría significar una acción revolucionaria?

Los emigrantes parten de una situación complicada y difícil pero en su camino han sido asesinados, sufrido crímenes de lesa humanidad, torturas, mutilaciones, desapariciones, esclavitud con fines inconfesables, sometimiento forzoso a condiciones inhumanas. Pocos se salvan de los horrendos efectos del proceso migratorio, el cual, transcurriendo por rutas de muerte, ya sea por mares sumamente peligrosos o por tierra y desiertos, se ha cobrado la vida de niños, adolescentes, jóvenes, mujeres y hombres. Dantescas han sido las escenas de niños y sus madres ahogados por decenas al intentar atravesar el Mediterráneo para llegar al Viejo Continente.

Bandas de criminales se han organizado para lucrarse con el sufrimiento de los migrantes que deben pasar por donde imperan la muerte y la corrupción. Los despojan de los escasos recursos que llevan con la finalidad de llegar al país donde suponen resolver su situación y la de sus familias, matan a las personas, abusan de los niños y mujeres y a estas las obligan a prostituirse. El crimen comienza en el país de salida de los migrantes, en la mayoría de casos con la promesa de hacerles llegar con seguridad y a tiempo hacia el país que han escogido como nueva Patria.

El sufrimiento humano que la migración acarrea es el efecto más trascendental. Pero, otra consecuencia es sumamente importante: La migración es la válvula de escape de gobiernos dictatoriales e incapaces, donde la corrupción es la norma, mediante la que desaparecen ingentes cantidades de recursos públicos que supuestamente están dirigidos para atender las necesidades de los menos favorecidos. La migración es el mecanismo por excelencia que mantiene en el poder a minorías rectoras que no tienen ni la ética ni la capacidad para gobernar y que funcionan solamente para lograr sus propios intereses.

La migración produce la desciudadanización de los países, ya que las personas en vez de exigir el cumplimiento de sus derechos humanos y que los gobiernos trabajen democráticamente por el desarrollo humano y la paz, se deciden por abandonar su Patria y en su nueva zona de residencia, exigir lo que por derecho les correspondía en su propia tierra.

La participación social se ve mutilada y disminuida en un proceso en el cual van mermando los ciudadanos, que ya no pueden ejercer este derecho en el terruño que les vio nacer. Las demandas sociales disminuyen y se vuelven difusas. Los gobiernos de los países de mayor expulsión de personas ven con una amplia sonrisa que los compatriotas abandonen el país.

Sin embargo, la migración pasa hoy por un periodo difícil y su discusión amenaza incluso a los esfuerzos unitarios entre países de zonas desarrolladas.

La política de impedir la llegada de más migrantes podría tener efectos revolucionarios en tanto las personas que ya no puedan abandonar sus países tendrían la opción de movilizarse para exigir el cumplimiento de sus derechos y resolver sus carencias, sin renunciar a su Patria.

Tags:

  • migración
  • crímenes de lesa humanidad
  • gobiernos dictatoriales
  • corrupción
  • desarrollo humano
  • patria

Lee también

Comentarios