Una carrera sin camino definido

Entre las tantas dificultades de ser joven está lograr encontrar un empleo que refleje nuestra preparación y esfuerzo en nuestra Alma Mater, si es el caso de los que pudieron tener la oportunidad de cursar una carrera universitaria.
Enlace copiado
Enlace copiado
Tener la dicha de recibir ese título es una de las grandes satisfacciones que experimentamos en nuestra vida, como técnico, licenciado, ingeniero, arquitecto o doctor.

Lo complejo es que a un joven por muy preparado académicamente que esté no le es fácil encontrar la posibilidad de debutar como profesional.

Las expectativas de ser profesional son bien definidas; lamentablemente tenemos falsas oportunidades de lograr esa meta, pero se convierte en la alternativa de usar lo aprendido y dejar fluir la creatividad para no quedarnos estancados o con los brazos cruzados.

Si bien es cierto que hay arquitectos que son taxistas, licenciados que son agentes de un “call center” u otro ejemplo contradictorio que podamos conocer, el punto medular es que si tenemos la preparación académica y no la posibilidad de encontrar un empleo digno para nuestra profesión desarrollemos una idea, ya sea creando una empresa o negocio, con el que podamos obtener una remuneración económica que nos ayude a sobrellevar nuestros gastos personales y a futuro los familiares.

Hagamos branding personal (construcción y posicionamiento de una marca) y sea cual sea el resultado que obtengamos, evitemos la frustración y el acomodamiento.

Sigamos luchando y esforzándonos por alcanzar nuestras metas sin dejar de tener en cuenta el disfrutar a plenitud nuestra vida.

[email protected]

Tags:

  • empleo
  • universidad
  • call center
  • juventud

Lee también

Comentarios

Newsletter