Lo más visto

Más de Opinión

Una fórmula más estadista y comprometida

Enlace copiado
Nathalie Schwartz / Economista

Nathalie Schwartz / Economista

Enlace copiado

Carmen Aída Lazo es la compañera de fórmula de Carlos Calleja. Un binomio que puede representar una señal de cambio. Quizás la oportunidad de ya no tener un gobierno de "forma", mezquino, soberbio, cortoplacista, que se sirve por lo común del Estado y tener finalmente un gobierno de "fondo", más solidario y justo, con una visión de largo plazo y que sirve al Estado.

Un conjunto de dos personalidades, provenientes del mundo empresarial y académico, que ojalá piensen en las próximas generaciones y no solamente en las próximas elecciones ("El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en la próximas generaciones y no en las próximas elecciones": Winston Churchill).

El país necesita un binomio estadista para poner a ejecución las indispensables reformas estructurales e implementar políticas públicas eficientes y de calidad. Un binomio capaz de formar un equipo de trabajo idóneo, capacitado, competente y probo. Un equipo de profesionales eficaces y eficientes, que no se dejarán corromper por el poder y que no obedecerán a intereses partidistas, privados y oscuros. Un gobierno que finalmente vele por el bien común y por la población más desventajada del país.

La candidatura de Carmen Aída Lazo ha generado una gran preocupación entre algunos de los más conservadores del partido ARENA. Porque no es del partido y por la inquietud de que no "encaja" con los principios y valores cristianos del partido. En los estatutos del partido ARENA, en su artículo 5, numeral X, se puede leer lo siguiente: "Creemos que los partidos políticos no deberán inmiscuirse en cuestiones religiosas; del mismo modo, es improcedente la intromisión de sectores religiosos en la política partidarista. Se reconoce la libertad de los salvadoreños para elegir su fe y creencias religiosas". Esa "libertad" estatutaria dentro del partido es en realidad muy relativa, porque el pensar diferente es una herejía, no se tolera y se descarta con expresiones a veces violentas e injuriosas.

Es importante para el país el valor del compromiso con el pueblo salvadoreño. El compromiso para luchar contra: la corrupción, el nepotismo, la inseguridad creciente, los feminicidios, los homicidios, las extorsiones, las violaciones, los abusos, la violencia en general, los desplazamientos forzados, el hacinamiento carcelario, la precariedad, la evasión/elusión fiscal, la falta de acceso a una vivienda digna y a servicios básicos, la falta de una educación y salud públicas de calidad, etcétera.

Si realmente demuestran una clara voluntad de cambiar y renovar la clase política, comprueban que lo que representan como personas está por encima de lo que han representado por veces negativamente sus partidos y verdaderamente se comprometen a querer transformar la realidad de una gran mayoría de los salvadoreños, lograrán convencer a los desalentados por el desempeño de los sucesivos gobiernos y a los desencantados por la partidocracia. Porque sin bienestar y justicia, no habrá paz.

En cuanto a la fórmula Nayib Bukele/Félix Ulloa. ¿Por qué no inscribió a tiempo el movimiento Nuevas Ideas? Terminó "escogiendo" al partido GANA y como compañero de fórmula para participar a las elecciones a Félix Ulloa, un jurista que también estuvo en la lista de candidatos a la vicepresidencia del movimiento Unidad de Tony Saca. Nayib Bukele comparte con Tony Saca y Mauricio Funes no solamente discursos muy elocuentes sino también algunos asesores. Genera mucha desconfianza e inseguridad la incógnita que representa su persona así como algunas personas que lo apoyan y que prefieren, curiosamente, no ser identificadas.

Tags:

Lee también

Comentarios