Lo más visto

Una nueva oportunidad para el país

El 20 de diciembre de 2006 se creó el “Fondo del Milenio” (FOMILENIO), como una institución autónoma de derecho público, la cual se encargaría de administrar fondos donados por el Gobierno de Estados Unidos a través de la Millenium Challenge Corporation (MCC).
Enlace copiado
Enlace copiado
Los más de $445 millones donados a El Salvador fueron utilizados para realizar múltiples proyectos en la zona norte del país, especialmente en las áreas educación y capacitación, desarrollo comunitario, desarrollo productivo y conectividad; este último a través de construcción de la carretera Longitudinal del Norte. Nadie pone en duda que durante los 5 años en que se administraron y ejecutaron estos fondos se generaron enormes beneficios a una zona tradicionalmente desatendida.

Ahora tenemos la oportunidad de poder concretar una nueva donación y con ello ejecutar lo que se ha dado en denominar el “FOMILENIO II”. Esta vez los fondos que se donarían serían de aproximadamente $275 millones a lo cual se sumaría el compromiso del Gobierno de El Salvador de aportar aproximadamente $80 millones. Todos estos fondos serían destinados a 3 distintos pero complementarios componentes: a) clima de inversiones; b) capital humano; y c) infraestructura y logística.

Tal como ya ha sido anunciado, este segundo FOMILENIO tendría un alcance más nacional y no tan enfocado a una zona geográfica determinada. Para el caso, se pretenden esfuerzos en la reducción de costos de transporte, la mejora en el clima de negocios, el establecimiento de nuevas inversiones, el impulso de políticas educativas y curriculares que formen mejor al capital humano y que este se adecúe a las demandas del mercado laboral.

Destaca en especial el hecho de que esta sería la primera vez que MCC apoya un proyecto en donde uno de sus componentes sea el de clima de inversión, el cual abarca la simplificación administrativa, la aplicación de nuevas leyes y el apalancamiento de inversiones que pretende atraer capital fresco al país. Muy interesante es también que dentro de este componente se incluye el estudio y soporte de los primeros dos proyectos de Asocios Público-Privados: la ampliación del aeropuerto de El Salvador y el parque eólico de Metapán.

Siendo esta la primera vez que MCC está dispuesta a apoyar un esfuerzo de esta naturaleza, es completamente justificable que establezcan ciertos condicionamientos y que estos deban cumplirse previo al desembolso de los fondos. Es más, uno de esos condicionamientos hace directa referencia a los proyectos que se supone van a ejecutarse y que se traduce en modificar la Ley de Asocios Público-Privados.

En el caso específico de las reformas a esta ley, no se trata de una exigencia que no puedan o deban cumplirse, sino todo lo contrario. En realidad se trata de modificaciones que aún sin que contáramos con la posibilidad de recibir los fondos MCC, siempre se necesitarían; y si se nos pide hacer lo que de todos modos necesitamos, ¿por qué seguirse negando a hacerlo?

Hay que decirlo claramente: la actual Ley de Asocios Público-Privados fue objeto de tantas negociaciones y cálculos políticos, que al final resultó ser una mala ley. No hay manera de ejecutar ágilmente un asocio, se ha dado innecesaria participación en diferentes facetas a la Asamblea Legislativa, se han dejado de lado actividades que bien pueden ser ejecutadas por un asocio y no se ha provisto de adecuados mecanismos de solución de disputas. Todo eso debe corregirse y es simplemente eso lo que nos están pidiendo.

Lo mismo ocurre con los demás requerimientos. ¿Quién no quiere combatir la corrupción?; ¿quién no quiere contar con una ley fuerte en materia de lavado de dinero? Pensemos en el país y cumplamos de una vez por todas con lo que se nos pide.

Tags:

  • fomilenio
  • proyectos
  • longitudinal del norte
  • fondos
  • economia
  • fondos del milenio

Lee también

Comentarios