Una salida: la diversificación agrícola

Enlace copiado
Una salida: la diversificación agrícola

Una salida: la diversificación agrícola

Enlace copiado
<p>[email protected]</p><p></p><p>Con justa preocupación observa el país el curso tomado por la agricultura los últimos años, golpeada por los fenómenos naturales, urgida de un plan que verdaderamente garantice la seguridad alimentaria y la encarrile en una tecnología y diversificación que le permita no solo depender de los cultivos tradicionales.</p><p></p><p> Las declaraciones estatales, con mensajes demasiado optimistas, difieren de los percibidos por la población, la directamente afectada por la escasez de los cultivos y sus constantes alzas. También las gremiales no concuerdan con los estimados oficiales. La agudización de los problemas apunta a la urgencia de diseñar un plan maestro, estratégico, transparente y sostenible, para dinamizar el agro y, con emprendedurismo, no dejar por fuera ninguno de los protagonistas de dichas actividades. Esto comprende la búsqueda de otras alternativas, con la asesoría de países en los cuales estas han alcanzado éxito; con mayores logros cuando excluyeron de sus programas la politiquería, distorsionadora de la realidad.</p><p></p><p> Los problemas agrícolas, especialmente la baja producción de granos, se han sumado a los que de por sí sufre la economía del país, de sobra conocidos: endeudamiento debido al gasto público, incertidumbre jurídica y política, constantes roces con el empresariado. El Gobierno trata de minimizarlos, sin comprender que ambos sectores son como las líneas de un tren, equidistantes, empujando al país hacia un objetivo común. Esta desarmonía significa anclajes para un verdadero despegue.</p><p></p><p> El balance entre importación y exportación es desalentador. Necesitamos ampliar nuestras ventas a otros mercados. Las reservas internacionales netas han tenido una baja de 598 millones, según el Banco Central de Reserva. En el plan maestro sugerido tienen que preverse los fenómenos naturales y la vulnerabilidad de la tierra; incluso el impacto cíclico de El Niño (pocas lluvias) y La Niña (muchas lluvias), el uso de agroquímicos, transgénicos, la depredación humana por subsistencia y la sobrepoblación por regiones. También urge una ley de aguas, a partir de un profundo estudio sobre el tema. Existe un déficit hidrológico en toda la tierra. El Foro Económico Mundial estima que en un par de décadas la demanda crecerá hasta un 50%.</p><p></p><p>El Salvador importa desde EUA millones de quintales de maíz amarillo para la producción de concentrados para ganado, aves y cerdos y le compra granos a Honduras, Nicaragua y otros países en épocas de crisis. Continuamente se asegura que el desabastecimiento está descartado, pero cada vez más empresas buscan diversos mercados para satisfacer la demanda. El Salvador ha quedado rezagado respecto a producción cafetalera. El año pasado generó divisas por 464 millones, pero, en la actualidad, los ingresos serán menores, debido a que el parque de este grano ha envejecido y está descuidado. Sin embargo, Honduras, ha triplicado su producción en tres años.</p><p></p><p> Los productores en general, aglutinados en asociaciones y cooperativas, en alianzas estratégicas, esperan obtener mejores precios de sus productos, potenciando programas, como Cultivando oportunidades, especialmente verduras y frutas. Asimismo, lácteos y acuicultura.</p><p></p><p> Entre los planes alternativos para la diversificación de los cultivos está incrementar la siembra del cacao. Actualmente, de 400 manzanas cultivadas solo 100 son de calidad. En Centroamérica se analiza el cultivo de origen paraguayo, stevia, sustituto herbal del azúcar de caña (tiene 10 veces más antioxidantes que el té verde). Fue aprobado por EUA y la Unión Europea. Impulsor en El Salvador de su siembra es el empresario Guillermo Nasser, pero necesita apoyo financiero. A propósito, ¿qué pasó con el cardamomo?, planta con múltiples usos, utilizada por el país y Guatemala.</p><p></p><p> La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) advierte que los países deben trabajar, concienzudamente, para afianzar la seguridad alimentaria de sus poblaciones.</p><p></p><p></p><p></p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter