Loading...

Una tarea desafiante

El ejercicio de la docencia debe combatir todo espíritu de intolerancia y de odio. En una sociedad democrática, el pluralismo y las diferencias deben respetarse.

Enlace copiado
Una tarea desafiante

Una tarea desafiante

Enlace copiado

El papel de los maestros y maestras en la formación y orientación de la población en edad escolar tiene que ver con el estímulo y el desarrollo de conocimientos y competencias para la vida y la integración en la sociedad.

El ejercicio de la docencia debe lograr el desarrollo integral de la personalidad considerando lo social, lo espiritual y lo moral. Todos los maestros que tienen a su cargo grupos de estudiantes durante al menos 12 años, en cualquier parte del país, deben hacer todo lo necesario para configurar en cada uno de ellos los rasgos y cualidades personales que les harán únicos, diferentes e irrepetibles. Rasgos sociales para que en su actuación demuestren su apropiación y ejercicio de los valores compartidos. Los maestros y maestras contribuyen así a la socialización, a la integración y a la cohesión social. Su esfuerzo tiene como resultado personas íntegras, actuando con libertad en nuestro marco social. No es un trabajo sencillo.

El ejercicio de la docencia debe contribuir a la construcción de una sociedad democrática. Esto supone que los maestros y maestras conocen, actúan y viven en democracia respetando diferencias e integrando a las minorías. En este ejercicio profesional no se valen las discriminaciones de ningún tipo porque la tarea fundamental es integrar formando personas responsables para su ejercicio ciudadano. Esto implica participar, opinar, discernir y entre otros, disentir de manera responsable y esto, debe aprenderse en el aula. Nuestra sociedad y gobierno son democráticos y la tarea educativa debe asegurar que aprendemos a convivir en diferencias, con libertad, respeto y justicia.

El ejercicio de la docencia debe inculcar el respeto a los derechos humanos y la observancia de los correspondientes deberes. Esto supone conocer el contenido de la Constitución de la República (CR) que establece los derechos de todo ciudadano-a salvadoreño: derecho a la vida, derecho a la integridad física y moral, derecho a la libertad, derecho a la seguridad, derecho al trabajo, derecho a la propiedad y posesión y derecho a la protección en la conservación y defensa de los derechos establecidos en la CR. Pero no solo de derechos de trata. Hay deberes y esto es fundamental tenerlo presente. En el ejercicio de la docencia es clave demostrar el respeto a los tiempos para un aprendizaje efectivo. Ignorar los derechos y deberes tiene costos sociales elevados.

El ejercicio de la docencia debe combatir todo espíritu de intolerancia y de odio. En una sociedad democrática, el pluralismo y las diferencias deben respetarse. Para una sociedad democrática y cohesionada, los sentimientos de afecto, de benevolencia, de generosidad, de solidaridad y de empatía, entre otros, deben promoverse y ejercitarse. En una sociedad democrática, nadie tiene derecho de agredir al prójimo y esto, en todos los ámbitos, debe respetarse.

El ejercicio de la docencia debe asegurar que se conoce la realidad nacional en distintos ámbitos de desarrollo: lo social, lo económico, lo cultural, lo ambiental, lo institucional, lo legal y lo político. Si se ignora o existe indiferencia ante la realidad, difícilmente se toma conciencia sobre los desafíos y responsabilidades individuales y gubernamentales en el bienestar y el desarrollo nacional. Ignorar se convierte en cómplice de la indiferencia.

El ejercicio de la docencia debe asegurar la identificación y ejercicio de los valores de la nacionalidad salvadoreña. ¿Cuáles valores? Los establecidos en la CR deben hacerse evidentes como elementos particulares de nuestra cultura salvadoreña. Y el ejercicio de la docencia debe propiciar la unidad del pueblo centroamericano. Nuestro territorio es pequeño, no podemos sobrevivir sin los vecinos. En el comercio y en el turismo lo hacen evidente.

Esto y más se espera del ejercicio de la docencia. Pero... ¿es prioridad nacional? Donde está el dinero está el corazón y lamentablemente nuestra contribución fiscal prioriza la construcción de cárceles.

UN PÚBLICO INFORMADO
DECIDE MEJOR.
POR ESO INFORMAR ES
UN SERVICIO DE PAÍS.
APOYA A LOS CIUDADANOS QUE 
CREEN EN LA DEMOCRACIA
Y HAGAMOS PAÍS.

Hacemos periodismo desde hace 107 años. Y ahora, como en otros periodos de la historia de El Salvador, el periodismo es fundamental para que la opinión pública se fortalezca.

HAZTE MIEMBRO Y DISFRUTA DE BENEFICIOS EXCLUSIVOS

Hágase miembro ahora

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines