Una unidad por la patria

En vista de que los políticos no se ponen de acuerdo para la solución de los problemas nacionales, la población tiene la capacidad y el derecho de unirse para exigir las soluciones económicas y sociales que considere apropiados.
Enlace copiado
Una unidad por la patria

Una unidad por la patria

Una unidad por la patria

Una unidad por la patria

Enlace copiado
Todos los sectores y estratos sociales estamos afectados por la diversidad de problemas que afrontamos en este sufrido país, por lo que muchos profesionales, técnicos y especialistas de todas las disciplinas académicas se han visto obligados, a veces indignados por su alto espíritu cívico, a expresar públicamente por los diferentes medios de comunicación sus valiosas opiniones, inquietudes y propuestas, pero por hacerlo en forma personal se quedan en el aire, no son escuchadas ni por quienes dicen “gobernar con la gente”.

Ante las insoportables situaciones de algunos casos y por el rumbo peligroso que se está tomando en otros, agravándose cada día más, se hace necesario unir filas entre todos los ciudadanos con principios patrióticos, que estén capacitados para aportar sus conocimientos y experiencias en sus respectivos campos de acción, para organizarse a fin de presentar proyectos positivos, tendientes a encauzar debidamente las actividades adecuadas para beneficio del país y presentarlos a quienes nos gobiernen, motivando a los ciudadanos con capacidad académica para emprender o desarrollar programas, agrupando esfuerzos junto a otros ciudadanos audaces.

El problema más emblemático con una gran variedad de causales que no se están combatiendo como es debido lo representa la inseguridad que va desde el más humilde hogar hasta las grandes empresas, no solo por los homicidios, sino por la extorsión, el robo, la corrupción, falta de probidad, la impunidad, el soborno, lavado de dinero, irrespeto, indisciplina, promiscuidad, etcétera, donde se necesita la participación de muchos especialistas que analicen los orígenes de cada tipo de problema, para corregir o planificar la forma apropiada de eliminar el mal de raíz, pues si únicamente se atacan las consecuencias, se están germinando nuevos delincuentes de toda la gama descrita.

Si se cree que es éxito rebalsar las cárceles con estos criminales, no lo es, lo que se logrará con las nuevas políticas es erogar millonarias cantidades en construir decenas de inmensos penales, solo para los que se destacan descaradamente asesinando con lujo de barbarie, que son más de 60,000 individuos, más los de “cuello blanco”. ¿Cómo se hará para detener los retoños y menores de edad que están siendo presa día a día de los pandilleros graduados sin conciencia?, ¿acaso no será mejor evitar que lleguen a cometer delitos formando la niñez, enseñándoles disciplina, respeto al prójimo y a las leyes de Dios y de los hombres?

Por fin se ha logrado una batalla aún no completa, pero sí se ha aprobado ya la ley que obliga a incorporar en los estudios básicos las materias de Cívica, Moral, Urbanidad y principios espirituales, dejando por fuera la disciplina y el respeto al prójimo y a las leyes, lo que evitaría verdaderamente llegar a cometer delitos, como lo ha logrado Holanda, que está cerrando cárceles porque ya no tienen clientela, la gente se respeta y no cometen delitos, si estas disposiciones se hubiesen dado hace algún tiempo, ya llevaríamos varios años en el recorrido de por lo menos 2 a 3 generaciones que se necesitan para lograr que toda la ciudadanía sea honesta, respetuosa y capacitada para tener acceso a muchísimas fuentes de trabajo, que por ahora no cumplen los requisitos, y abunda el desempleo, una persona con alto grado de formación técnica o profesional es capaz de crearse su propia fuente de trabajo al menos como microempresario.

Tags:

  • gobernas con la gente
  • rumbo peligroso
  • ciudadnia honesta
  • desempleo
  • civica y moralidad

Lee también

Comentarios

Newsletter