Lo más visto

Urgen los nuevos Acuerdos de Paz

Enlace copiado
Urgen los nuevos Acuerdos de Paz

Urgen los nuevos Acuerdos de Paz

Urgen los nuevos Acuerdos de Paz

Urgen los nuevos Acuerdos de Paz

Enlace copiado
El clima socio político en nuestro país es de una polarización absoluta y, en apariencia, irreconciliable. Vivimos época parecida, con dos grupos de “enemigos” pretendiendo destruirse. Actualmente son tres grupos con iguales deseos: con pensamiento “de izquierda” o “de derecha” y la delincuencia organizada. Los tres grupos pretenden hacerse del poder político, económico y militar.

¿Qué vías utilizan? Primero, la vía de la confrontación: a) verbal: en arengas públicas, grafitis, discursos en la Asamblea Legislativa, ataques en los medios de comunicación (con insultos incluidos) y prácticas electorales dudosas; b) física: usando agresivos y cobardes piquetes durante manifestaciones callejeras, pinta de edificios y vehículos (públicos y privados), estallando morteros o asesinando a quienes transgreden “sus territorios” o incumplen sus “órdenes” para entregar dinero y bienes que solicitan forzadamente; enfrentando empleados contra empleadores; c) fiscal: con exigencias casi incumplibles para con la clase trabajadora que genera riquezas y fuentes de trabajo; secuestrando fondos de pensiones que les son ajenos haciendo de esto “punto de honor” en la política gubernamental. En fin, terror por agresiones.

Segundo, la vía de la desesperanza: a) pareciendo que no hay salida de esta situación de caos por la falta de autoridad evidente en todos los aspectos de la vida civil: caos vial, en los servicios (¿?) de salud; en la seguridad e imparcialidad jurídica; b) el descaro con que se maneja la falta de honestidad en los diferentes entes estatales; el cinismo con que actúan los funcionarios; el impacto negativo de los “guías” espirituales y religiosos; la sordera política de los partidos ante los clamores populares; c) el desencanto ciudadano que nos ha llevado a la anomia (definida como: el estado de desorganización social o aislamiento del individuo como consecuencia de la falta o la incongruencia de las normas sociales).

Tercero, la vía de la distorsión psíquica individual y colectiva pues hay una psique colectiva, social, propia de cada grupo demográfico y que como resultado de la frustración e impotencia para resolver los problemas nos ha llevado a sentir que solo con la violencia, el imperio de la fuerza, el abuso del más fuerte sobre el más débil, se pueden obtener resultados. De todo esto se derivan las oportunidades de triunfo de cada una de las tres partes causantes del desastre social en que vivimos.

La propuesta es que cerremos las tres vías mencionadas y dialoguemos civilizadamente urgentemente.

Para llegar a acuerdos, se requiere: la Voluntad de dialogar, 2) la Claridad de Metas, 3) Honestidad de acción y 4) Cronograma de trabajo. Todo puede lograrse si las partes están acordes. Los intereses patrios deberán privar –de manera absoluta y no negociable– sobre cualquier otro interés por lo que nuestro sistema de gobierno y marco jurídico constitucional no serán discutibles; tampoco deberán participar en tal negociación los actuales delincuentes y personas ligados a ellos. Sí son parte del problema pero no deben ser parte de la solución más que como resultado de acuerdos entre los participantes.

Propuestas para negociar los nuevos Acuerdos de Paz: 1) que las organizaciones que no pertenecen a las instancias gubernamentales actuales, tales como SO.CI. O, UNIDOS, MIRE, FEPADE, ANEP, FUSADES, FESPAD, UCA, AD, y otras, clarifiquen y precisen el concepto de nación que desean y el plan estratégico que proponen para concretarlo. Conforme a sus metas y fines, deberán nombrar a sus representantes ante un comité central para que definan su cronograma de trabajo con el apoyo de organismos internacionales como la ONU (quien debería liderar), OEA y ODECA, los cuales se convertirían en mediadores y árbitros imparciales del proceso.

La humanidad ha superado conflictos similares a través de la historia. El Salvador sirvió de ejemplo a otros países para acallar las armas. Estamos retados a lograrlo nuevamente.

Tags:

  • polarizacion
  • izquierda
  • derecha
  • partidos
  • delincuencia

Lee también

Comentarios