Uso educativo del teléfono celular

Los docentes y los padres de familia consideramos a menudo que el teléfono móvil es más un obstáculo que una oportunidad para el aprendizaje. Sin embargo, en lugar de recurrir al rechazo, debemos convertir su uso en una útil experiencia educativa. No debemos olvidar que los alumnos tienen en sus manos un dispositivo multimedia con cámara de fotos y videos, grabadora de sonido, conexión inalámbrica: todo esto hace del móvil una herramienta privilegiada y a la mano.
Enlace copiado
Uso educativo del teléfono celular

Uso educativo del teléfono celular

Uso educativo del teléfono celular

Uso educativo del teléfono celular

Enlace copiado
El teléfono celular en posesión de los estudiantes en las escuelas ha sido un dolor de cabeza para los maestros y directores, por su uso inapropiado dentro y fuera del aula, cuando en plenas clases ante el menor descuido reciben y hacen llamadas, copian en los exámenes, hacen sonar el teléfono del compañero para ocasionar molestias y hasta realizan “ciberbullying” hacia otros compañeros. Por ironías de la vida, después de años luchando porque los alumnos no usen el celular en el aula, las nuevas tendencias educativas van en dirección opuesta.

Esta nueva forma de aprendizaje es conocida como aprendizaje móvil o “m-learning”, llevado a cabo a través de dispositivos portátiles como tabletas o celulares. Este tipo de aprendizaje es una de las principales tendencias educativas de nuestro tiempo, y muestra ya muchos casos de éxitos en todo el mundo. Una demostración del éxito del uso de estas tecnologías lo comprueba El Proyecto Bloom, que fue lanzado en varios países europeos dirigido a los trabajadores del transporte, cuyo horario no les permite asistir a clases tradicionales.

Una de las maneras para usar el celular en el aula podría ser para localizar puntos en un mapa, ya que durante una explicación pueden aparecen nombres de lugares, cuya localización podría ser útil para entender mejor el tema. Aplicaciones como Google Maps nos pueden ayudar a situarnos en lugares mencionados por ejemplo en clases de Historia o Geografía. Ocurre que en ocasiones se habla a menudo de los problemas de actualidad. En ese caso, podemos acceder a sitios web de periódicos para leer temas de economía, actualidad, línea editorial, artículos de columnistas, etcétera. También tendremos resuelta la consulta del significado de palabras en algún diccionario en línea, en lugar de traer el pesado diccionario al aula. En las clases de inglés tenemos a la mano un traductor de palabras.

Los celulares pueden usarse como agendas que nos indican cuándo entregar una tarea, hacer una exposición o realizar un ensayo. Además, como una imagen vale más que mil palabras, se puede en ocasiones acceder a fotos que ayudan a que la lección se aprenda de una manera más fácil. Como material de apoyo para la elaboración de trabajos se puede acceder a leer libros, desde los cuales se realizan anotaciones para elaborar un trabajo de calidad. El teléfono móvil puede facilitar a los estudiantes la grabación de explicaciones para consultarlas más tarde, previo permiso de los docentes.

Sin embargo, no se puede dejar de lado que el apego de los jóvenes al teléfono celular hace que las actividades que antes se realizaban como las conversaciones con sus compañeros y profesores se vean suprimidas y reemplazadas por juegos con el móvil, mensajes de texto, chateo, etcétera. Solo hay que animarse, ya que el temor paraliza y en ocasiones no nos deja poner en juego nuevas estrategias que harán más fácil y activo el aprendizaje de los estudiantes.

Tags:

  • docentes
  • padres
  • telefono
  • recurso
  • aprendizaje

Lee también

Comentarios

Newsletter