Lo más visto

Más de Opinión

Vamos perdiendo la capacidad de asombro

El asombro es la manifestación que se da al presenciar algo extraordinario, que sucede de una forma inesperada. Con las cosas que se dan en el país en el ámbito político, más como casi como regla que como excepción, el asombro para grandes eventos inesperados se va esfumando, vamos perdiendo nuestra capacidad de asombro, algo muy malo para las sociedades, nefasto para el desarrollo de los países.
Enlace copiado
Enlace copiado
La semana anterior tuvimos una serie de eventos muy serios, a raíz de la resolución de la Sala de lo Constitucional, sobre el uso del carril del SITRAMSS, propiedad del Estado, concesionado exclusivamente para privados, los intereses de un grupo sobre los de la mayoría. El fallo de los jueces que conocieron la demanda (la sala) fue positivo a la demanda, ordenándose la apertura del mencionado carril a todos.

Independientemente de si nos gusta o no la ley, hay que cumplirla y la sentencia de la sala, máxima autoridad en la interpretación de la Constitución, nuestra ley principal, es de cumplimiento obligatoria. A lo largo de su ejercicio hemos visto varios intentos del gobierno y el FMLN de desobedecer resoluciones, de anularlos, de enjuiciar personalmente a alguno de ellos, de anularlos en muchas formas. La sala ha sido el obstáculo para que el FMLN cumpla lo que ha manifestado en sus escritos y en su Congreso reciente, tomar el poder total del Estado para prolongar su permanencia en el poder, en el más claro estilo del socialismo bolivariano.

Esta vez, a razón del fallo mencionado, se les pasó la mano, en ninguna democracia occidental se vería al presidente de la república llamando a los “afectados” al desacato del fallo de la sala, ¡¡eso es grueso!! los amigos de fuera, aun periodistas de izquierda, no lo pueden creer, aquí (en su país civilizado) podría ser causa de “impeachment”, me dicen. Nosotros ya lo absorbimos, ya no nos asombra. Qué tremendo, la sociedad adormecida como una alfombra para caminar sobre ella.

El inefable secretario de Comunicaciones, que habla por sí sino que se interpreta como la máxima autoridad en expresarse a nombre del gobierno ¡¡ya se estaban aburriendo de cumplir sentencias!!, nos preguntamos qué significa eso, ¿es únicamente retórica belicista al estilo que nos tienen acostumbrados, o realmente no cumplirán la próxima sentencia que no les guste o afecte sus intereses? Muy grueso y alarmante. ¿A qué nos llevaría el incumplimiento gubernamental de una sentencia de la Sala de lo Constitucional? ¿A acciones legales o una fuerte actuación de la sociedad civil?

Mas grave aún han sido los hechos de violencia que desataron, soltaron a sus grupos de choque a golpear las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia, a divulgar entre sus miembros violentos los nombres de los magistrados, las direcciones de sus residencias en un acto de amenaza que cae en el ámbito penal. Muy grave, es una amenaza contra la integridad de las personas que según la Constitución tienen el alto cargo de interpretarla para defender a los ciudadanos, ya sea de terceros o del Estado.

¿Seguimos sin asombrarnos? ¿Seguimos sin hacer nada? La Fiscalía está igual de impávida que la ciudadanía, no se asombra ni procede siquiera a iniciar investigaciones contra algunos de los manifestantes violentos, están filmados y hay quienes son conocidos activistas de manifestaciones violentas del FMLN.

No vamos a analizar aquí las ilegalidades y el espeso rollo de corrupción que rodea al SITRAMSS, no es el objeto de esta palestra, pero está claro que hay cualquier cantidad de ilegalidades y corrupción, como se ha venido develando en noticias y valientes reportajes investigativos como el de El Faro, eso es materia de otras atenciones.

Hoy simplemente planteamos la grave situación de anomia ciudadana y la implacable ruta que el FMLN está siguiendo para lograr sus propósitos declarados.
 

Lee también

Comentarios