Lo más visto

Veinte años

En julio de 1997 escribí el primer artículo en LA PRENSA GRÁFICA. En ese entonces, mis hijos, Rafael Augusto y Gabriela María, eran dos niños colegiales. Ahora, son dos profesionales que trabajan en lo que les gusta. El tiempo vuela. Han pasado dos décadas. Después de revisar cientos de columnas pude constatar que he realizado un esfuerzo intelectual por entender y describir la realidad nacional, desde una perspectiva ciudadana.
Enlace copiado
Veinte años

Veinte años

Veinte años

Veinte años

Veinte años

Veinte años

Enlace copiado
Las ideas-fuerza plasmadas en los ensayos fueron cambiando en el tiempo. Inicié analizando la población y el territorio nacional con el enfoque del desarrollo sostenible, enfatizando la dimensión socioambiental (1997-99). Luego promoví el desarrollo local y la descentralización, cuestionando el modelo centralista (2000-04). Posteriormente (2005-11), destaqué la conveniencia de construir un plan de país, ampliar las oportunidades de inversión y empleo en los catorce departamentos y propiciar la cooperación pública-privada para rescatar el país. De 2012 a 2017, he sugerido activar la participación ciudadana, enmarcar la prevención de la violencia dentro de la política social, aplicar la ley y favorecer la cohesión social.

Siempre he escrito con entusiasmo, a pesar de que mis opiniones y aportes no sean considerados por los tomadores de decisión. El propósito de los artículos ha sido contribuir al empoderamiento ciudadano. Por ello, aprecio mucho las críticas y comentarios de los lectores, las cuales me han ayudado a entender mejor a la sociedad salvadoreña. Entre las lecciones que he aprendido de estar opinando públicamente se destacan las siguientes.

Lección 1. Adoptar una posición y escribir desde esa perspectiva ayuda a transmitir el mensaje principal con claridad. Desde hace varios años asumí el papel de ciudadano y opté por dedicarles mi columna a los jóvenes, estudiantes y compatriotas que viven dentro y fuera del país.

Lección 2. Abordar temas de país requiere de cierto rigor técnico y tolerancia. El contexto nacional se caracteriza por la confrontación, la retórica ideológica y la descalificación de quienes piensan diferente. Conviene, entonces, respaldar las opiniones con datos confiables y hechos innegables.

Lección 3. Desarrollar una idea o hipótesis en cada artículo es una buena técnica para redactar una columna. Escribir varias ideas al mismo tiempo confunde al lector. Es mejor concentrarse en un tema o asunto en cada columna.

Lección 4. Respetar y atender las críticas. Todo lector que cuestione (sin insultar) un artículo requiere de una oportuna y efectiva respuesta. Por esta razón es que he correspondido y saludado a las personas que me han contactado o criticado vía correo electrónico durante todo este tiempo.

Lección 5. Terminar la columna con una conclusión, recomendación o propuesta es una forma positiva y didáctica de transmitir lo que se quiere comunicar. Este método tiene cierto grado de dificultad porque obliga al opinólogo a ser coherente y sustentar el razonamiento de cada ensayo

Síntesis: después de veinte años de opinar sobre la realidad nacional concluyo que El Salvador saldrá adelante en la medida que sus ciudadanos levanten su voz constructivamente y mejoren su nivel educativo. El mayor reto es que los gobernantes cumplan y hagan cumplir la Constitución. Esta vez escribí en primera persona para agradecerles a los lectores por su atención y a LA PRENSA GRÁFICA por publicar y respetar mis ideas a favor de la democracia y el desarrollo sostenible.
 

Tags:

  • criticas
  • violencia
  • cohesion social
  • Constitucion

Lee también

Comentarios