Lo más visto

Más de Opinión

Venezuela: Los crímenes de Nicolás Maduro

Enlace copiado
M. Sc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

M. Sc. Rufino Antonio Quezada Sánchez

Enlace copiado

El sábado 29 de junio de 2019 se conoció el asesinato del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, quien se encontraba bajo la custodia de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), el capitán había sido capturado, acusado de conspirar contra el régimen y fue torturado hasta la muerte, la represión está indetenible, el lunes 1.º de julio de 2019 en el estado Táchira policías atacan una protesta y disparan perdigones a quemarropa en la cara del joven de 16 años Rufo Chacón, como consecuencia perdió los ojos. Estos crímenes de Lesa Humanidad y otras violaciones de los DDHH no son hechos aislados, cada vez queda más claro que es una política de Estado, diseñada e impuesta por Nicolás Maduro, donde están involucrados el poder chavista en el Ejecutivo, el ministerio público y el órgano judicial. Obviamente la represión es el único soporte de la narcodictadura de Maduro a la que se unen los asesores cubanos que encabezan los servicios secretos del Estado, quienes aplican macabros interrogatorios y torturas a los presos políticos, y oficiales descontentos, al respecto la secretaria adjunta de Estado de Estados Unidos para Latinoamérica, Kimberly Breier, expresó: "Estados Unidos condena la muerte de Rafael Acosta Arévalo; falleció en custodia de matones de Maduro y sus asesores cubanos. Maduro continúa matando, robando y mintiendo para aferrarse al poder".

En Venezuela existen las condiciones para aplicar el Protocolo Modelo para la Investigación Legal de Ejecuciones Extralegales, Arbitrarias y Sumarias de la ONU, mejor conocido como el protocolo de Minnesota (1991 y actualizaciones 2014), así también se adapta el Protocolo de Estambul (1999) que condena la tortura contra los detenidos, en tal sentido Michelle Bachelet, Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, tiene estas herramientas para actuar y condenar enérgicamente la sistemática y permanente violación de los derechos humanos por la tiranía venezolana, si no lo hacía, el cargo le quedaba grande y se vuelve cómplice de estos criminales.

Cuántos muertos más hay que esperar para que la comunidad internacional realmente reaccione a estos crímenes que el régimen madurista comete a diario, Venezuela está siendo asesinada cruelmente, hay que gritarlo con desesperación para que los gobiernos democráticos escuchen y autoricen una misión política, humanitaria y militar para recuperar la libertad y la democracia, los militares venezolanos no van a defender a Maduro, ellos también son víctimas de las crueldades de esta dictadura y son los más interesados en que esto termine. La profundización de la crisis política y la tragedia humanitaria, ocasionada por esta pandilla corrupta, exige una actitud diferente y decidida de la comunidad internacional ante el sufrimiento de millones de venezolanos. Con Maduro ya no se puede hablar de diálogo o negociación, hay que sacarlo a la fuerza.

Es repudiable que dirigentes del partido FMLN todavía se atrevan a defender a Nicolás Maduro, como que si no fue suficiente las dos derrotas electorales consecutivas que el pueblo salvadoreño les propició en 2018 y 2019. Así también es importante que el nuevo gobierno salvadoreño pase de los discursos a los hechos, hay que tomar acciones con los representantes del madurismo en El Salvador, se debe desconocer a los designados por Maduro en la embajada y darle el reconocimiento a los representantes diplomáticos de Juan Guaidó, quien es reconocido por 54 países como presidente interino y encargado de Venezuela.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines