Lo más visto

Más de Opinión

Venezuela y la dictadura chavista

Las protestas prodemocracia se intensificaron el 30 de marzo de 2017 y el 19 de abril de 2017
Enlace copiado
Venezuela y la dictadura chavista

Venezuela y la dictadura chavista

Venezuela y la dictadura chavista

Venezuela y la dictadura chavista

Enlace copiado
Las protestas prodemocracia se intensificaron el 30 de marzo de 2017 y el 19 de abril de 2017 el pueblo venezolano desautorizó a Nicolás Maduro en la manifestación más grande que se haya realizado en la historia de este país (más de 2 millones de personas solo en Caracas), la represión del Gobierno no se hizo esperar y envió a la calle a sus esbirros a matar, capturar y golpear a la gente que participaba en estas demostraciones democráticas; los resultados hasta el momento en 25 días de protesta han sido trágicos; más de 20 muertos, más de 700 capturados y cientos de golpeados, muchos de gravedad.

La decadente dictadura venezolana le ha declarado la guerra a su propio pueblo y no les importa que se pueda producir una guerra civil con incalculables resultados, todo ello por mantener los privilegios de la corrupta dirigencia chavista que se ha visto involucrada en narcotráfico, lavado de dinero, desfalco a la petrolera PDVSA, etcétera. Venezuela está siendo gobernada por grupos perversos que han destruido el país y sus instituciones, aquí ya no hay ninguna revolución, lo que hay es hambre, miseria, escasez de todo, hasta de gasolina en un país petrolero; pero eso sí, también hay un pueblo dispuesto a terminar con esta debacle chavista.

Los grupos paramilitares chavistas mal llamados “colectivos revolucionarios” se han encargado de sembrar el terror en todas las protestas de la oposición, y además el chavismo obliga y amenaza con despidos a los empleados públicos a participar en sus marchas para demostrar un supuesto apoyo, pero el gobierno chavista ha perdido legitimidad y credibilidad ante la población y según encuestas recientes existe más del 80 % de rechazo, de ahí que la estrategia chavista es de no convocar a elecciones; veamos la materialización de esta estrategia; se robaron el referéndum revocatorio 2016, no convocaron a elecciones regionales de diciembre de 2016 y están empecinados en seguir el libreto cubano de anular definitivamente las elecciones, en tales circunstancias al gobierno chavista solo le queda mantenerse en el poder por la fuerza militar, situación que recuerda y que no se diferencia en nada a los regímenes militares que gobernaron muchos países de América Latina, incluyendo El Salvador.

Las demandas de la oposición son legítimas y constitucionales: realización de elecciones generales que incluyan las presidenciales, liberación de todos los presos políticos, devolver las funciones constitucionales a la Asamblea Nacional, apertura de un canal humanitario, destituir a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por haber roto el hilo constitucional y nombrar nuevos miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) que sean imparciales, si no se da respuesta positiva a estas demandas, la crisis venezolana va a profundizarse, pero hay que entender que el obstáculo principal para encontrar una solución integral lo representa Nicolás Maduro, ya que no propone soluciones, solo ofrece conflictos y más conflictos alejado de los intereses del pueblo venezolano, por eso, no es posible resolver la crisis mediante diálogos, pactos o elecciones amañadas por el actual CNE madurista, Nicolás Maduro y sus colaboradores han cometido de manera pública y flagrante numerosos delitos de lesa humanidad, en su momento tendrán que rendir cuentas a la Corte Penal Internacional.

La OEA debe dar un paso firme para restablecer la democracia en Venezuela y los Gobiernos de los países (como El Salvador) que por cuestiones ideológicas y económicas siguen apoyando al gobierno de Maduro, deben reflexionar que si se han beneficiado de la chequera petrolera, este recurso natural es patrimonio nacional del pueblo venezolano y no es de los chavistas.
 

Tags:

Lee también

Comentarios