Lo más visto

Vientos de octubre, que todo lo descubren

Estos días son tiempos de volar piscuchas y ocasión ideal para descubrir las cosas buenas que tiene El Salvador. Las brisas que anuncian la época de las piscuchas las asociamos con dos instituciones fundamentales para el desarrollo sostenible: la escuela y la familia.
Enlace copiado
Vientos de octubre, que todo lo descubren

Vientos de octubre, que todo lo descubren

Vientos de octubre, que todo lo descubren

Vientos de octubre, que todo lo descubren

Enlace copiado

Efectivamente, las nuevas generaciones tienen la posibilidad de tener escuelas de buena calidad, las posibilidades de construir una sociedad más progresista se multiplican. Si un alumno cuenta con una familia fuerte, sana y con un entorno seguro, la igualdad de oportunidades se vuelve una realidad.

En un estudio reciente sobre las familias hispanas con doble ingreso en EUA se puede visualizar que en el futuro será más frecuente que ambos padres trabajen tiempo completo en más de la mitad de los hogares en los países desarrollados. Los datos reflejan que cuatro de cada 10 madres que trabajan tiempo completo sienten que cuentan con poco tiempo para sus hijos, y la mitad de los hombres en las mismas circunstancias opinan igual (documento “How american parents balance work and family life when both work”, Eileen Patten, analista enfocada en tendencias en la población hispana, 2015, Pew Research Center; http://pewrsr.ch/1RvIyfS).

Considerando que otros investigadores han señalado las mismas conclusiones, unámonos a combatir las peores de las miserias: la ignorancia y la carencia de un hogar lleno de amor incondicional. Propiciemos y facilitemos el balance vida-trabajo de nuestros colaboradores, sea nuestra empresa (o emprendimiento) pequeña, mediana o grande.

La familia es la mayor riqueza y el lugar ideal para nacer, vivir y morir dignamente. Es adonde se atiende a cada quien como es. “Resolver un problema concreto de alguien concreto con un rostro concreto es la mayor satisfacción que puede darse al anhelo de justicia social” (José María Barrio Maestre, autora del libro “Una visión antropológica y ética”). En el hogar familiar es donde se aprende a madurar para vivir en sociedad, contribuyendo con responsabilidad al bien común. Las familias a su vez son generadoras de movimientos económicos en la mayoría de las circunstancias de la vida.

Los datos de expertos (Robert Rector y Patrick F. Fagan) aportan evidencias sustanciales que relacionan la niñez en pobreza extrema y su sentido de pertenencia o exclusión a una familia. Cuando en el hogar se da que el padre y la madre se pertenecen uno al otro en el matrimonio, se puede apreciar menos tendencia a caer en la miseria infantil. Cuando en un hogar falta uno de los progenitores, el sentido de exclusión y rechazo del niño es más elevado porque el padre nunca ha pertenecido a la madre o al hijo o porque algunas veces la madre ha rechazado o excluido al padre.

Cuando se protege la familia para que no se rompan los matrimonios, se evita la pérdida de riqueza en una sociedad, ya que el divorcio produce una reducción del 42 % en el ingreso de las familias separadas. El divorcio genera sentimientos de rechazo y exclusión en los hijos, que luego genera el ciclo de búsqueda de sentido de pertenencia en grupos de riesgo (pandillas, etcétera).

A los nuevos representantes en el Parlamento Centroamericano se pide que escuchen la voz de los padres que trabajan a escala regional sobre la necesidad de fortalecer la unidad y el bienestar de la familia, pieza fundamental del desarrollo sostenible (incluida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos).

Lee también

Comentarios