¿Visión de país o ambición de país?

No sé si ustedes, pero yo estoy cansada del ping pong político entre dos posturas, casi siempre opuestas y alrededor de temas importantes para el país.
Enlace copiado
¿Visión de país o ambición de país?

¿Visión de país o ambición de país?

¿Visión de país o ambición de país?

¿Visión de país o ambición de país?

Enlace copiado
Ping pong político lleno de acusaciones, engaños, enredos, difamaciones, descalificaciones, incomprensiones, alimentados por las redes sociales y los medios de comunicación.

Al final, lo que deja ese juego es un sabor amargo a la población ya resentida y abatida por las mentiras, las calumnias, la falta de acuerdos, las divisiones y sobre todo por el desentendimiento en general por el país.

Siento que toda la energía está enfocada en guerras de desgaste y en estrategias para asfixiar al enemigo. No existe un proyecto político con una visión compartida de país, no imperan liderazgos propositivos, constructivos y resolutivos. Predominan actitudes negativas, cínicas, soberbias y campañas engañosas de miedo y de desprestigio.

Considero que lo que realmente existe en El Salvador no es una visión de país sino más bien una ambición de país, donde el anhelo principal es detener el poder para imponer, dominar y, en algunos casos, abusar.

El recién nombramiento del nuevo presidente de la Cámara de Comercio e Industria me ilusiona, aun si desconozco por completo su agenda. Le deseo éxitos y espero que represente el liderazgo que el país necesita, que su enfoque sea el diálogo productivo para construir un mejor país. Espero también que esta renovación no sea la única entre las gremiales empresariales del país y las cúpulas de los partidos políticos, que deberían sustituir sus liderazgos confrontativos y prepotentes por liderazgos propositivos y resolutivos.

Necesitamos actores políticos que acuerden no solamente una reforma al actual sistema de pensiones, sino también la firma de un pacto fiscal para que las finanzas publicas del país sean sostenibles a largo plazo y permitan financiar iniciativas de crecimiento para así vislumbrar a futuro el país que nos merecemos.

Convocar a expertos independientes y fidedignos (no afines a ningún partido político o a grupos de poder asociados) para proponer: acuerdos en el tema de las pensiones, herramientas eficaces para disminuir significativamente los montos de evasión y elusión fiscal, incorporar a la economía informal con un régimen simplificado, una verdadera política de austeridad disminuyendo gastos no indispensables (expertos, asesores, plazas fantasmas, gastos de publicidad, seguros médicos, viáticos, viajes, etcétera) para invertirlos en seguridad pública, educación, salud, viviendas dignas, establecer una política de contratación de funcionarios públicos éticos y idóneos, implementar una IVA diferenciada para los productos de la canasta básica (con una tasa menor) y para los productos de lujo (con una tasa mayor) y finalmente acuerdos para reestructurar la deuda.

Tenemos que unir las fuerzas productivas, intelectuales, sociales del país para tratar de corregir la gestión gubernamental que ha existido hasta la fecha trazando un proyecto político consensuado y enfocado en la visión del país que queremos a futuro: un país de oportunidades, unido, pacífico y educado. Si no lo hacemos, seguiremos sumidos en esa ambición de país que prevalece, la cual imposibilita acuerdos y excluye del desarrollo a la mayoría.

Tags:

  • pacto fiscal
  • pensiones
  • liderazgos
  • confrontacion
  • crecimiento
  • cámara de comercio

Lee también

Comentarios

Newsletter