Lo más visto

Volver a descubrir la democracia

El mejor momento para volver a descubrir la democracia es hoy.
Enlace copiado
Enlace copiado
Debemos recordar que una de las principales razones por la que, décadas atrás, los movimientos de izquierda de Latinoamérica tomaron las armas, fue para luchar en favor de la democracia. Los Acuerdos de Paz de nuestro querido país, firmados entre los movimientos guerrilleros y el gobierno de aquel entonces, fueron posibles porque ambos defendían y se comprometieron a vivir en democracia; anhelo máximo de la mayoría de salvadoreños de aquel entonces y de hoy.

Lo que en los últimos meses está sucediendo en varios países latinoamericanos y el reciente planteamiento de nuestro actual gobierno en la OEA, apoyando un gobierno que mantiene muchos presos políticos, que no tienen más delito que el de no estar de acuerdo con sus mismas ideas, debe ponernos a pensar que la democracia necesita un nuevo descubrimiento.

Los salvadoreños estamos cansados y frustrados, bastante desorientados, disgustados con muchas de las cosas que están pasando a nivel local y mundial y estamos ante el peligro de llegar a convencernos de que no se puede hacer absolutamente nada y quizás llegar a pensar que no queda otro remedio que repetir la Oración de la Serenidad unas mil veces: “Señor, concédeme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar; valor para cambiar las que pueda cambiar y sabiduría para saber la diferencia”.

Sin embargo, aunque estoy seguro que muchos pensarán que esta oración no tiene mayor efectividad, lo primero que haría es ayudarnos a comprender que lo que debemos hacer es redescubrir la democracia, pues ya se nos ha acostumbrado a pensar que vivir en democracia es solamente tener elecciones para elegir nuevos funcionarios; sin embargo, el vivir en democracia es mucho más que eso.

Redescubrir la democracia significa recordar que el gobierno y los funcionarios electos deben obedecer al pueblo que los eligió y no al partido político a que pertenecen. Esto cada vez se ha ido olvidando más y más, aun en los países de democracias más avanzadas, pero aparentemente los gobiernos simpatizantes con el Socialismo del Siglo XXI lo están aprovechando al revés y usando los organismos del Estado para ponerlos al servicio de partido a que pertenecen y los ocupan como medio para permanecer en el poder indefinidamente.

Innumerables son los ejemplos de lo anterior. Sin embargo, la última acción que lo pone en evidencia es la posición de nuestro gobierno ante la OEA, dando un voto de apoyo al gobierno venezolano y donde claramente el único beneficiado de esa acción es el partido FMLN, con grandes consecuencias negativas para todos los salvadoreños, pero especialmente para los más de dos millones y medio que ya viven en Estados Unidos y a cuyo gobierno el presidente de Venezuela ataca verbalmente, de una forma constante.

Redescubrir la democracia significa recordar que la esencia de la misma es la independencia de los Órganos Ejecutivo, Legislativo y Judicial y el respeto y colaboración mutua a que los obliga nuestra Carta Magna.

Innumerables son los ejemplos en que los funcionarios del gobierno actual y anterior han tratado de romper esta independencia, desprestigiando personalmente a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, por el solo hecho de no estar de acuerdo en algunas de sus resoluciones, pues perjudican sus intenciones o las de su respectivo partido. Sin embargo, de nuevo, esto se pone más que en evidencia, cuando nuestro gobierno defiende con su voto en la OEA a un gobierno que ha roto esta independencia y ordena suspender los poderes del único Órgano de Estado que no controla.

Como se dijo al principio, el mejor momento para volver a descubrir la democracia es hoy y los partidos de oposición al FMLN deben ponerse de acuerdo, pues aún estamos a tiempo.
 

Tags:

Lee también

Comentarios