Lo más visto

Más de Opinión

¿Y la autoridad?

Enlace copiado
Sandra de Barraza

Sandra de Barraza

Enlace copiado

Las infracciones de tránsito tienen nuevas tarifas. De $150 para faltas leves (pe. Carecer parcialmente de luz delantera y trasera, circular con llantas lisas, tirar basura de los vehículos y estacionar en la cochera que no corresponda), de $350 para las de obstrucción del paso (pe. Detenerse en zonas de seguridad peatonal y conducir motocicleta sin el arnés, banda o chaleco reflejante), de $600 para las faltas muy graves (pe. No respetar el carril reglamentario al virar a la izquierda o circular en lugares y horarios no permitidos), y de $900 para las gravísimas (virar en U, rebasar sobre doble línea amarilla central, no ceder el paso a peatones en zona de seguridad y, entre otras, conducir manipulando o haciendo uso del celular, radio de comunicación y otro).

Se felicita la iniciativa legislativa porque los montos son significativos. Pero... ¿quién va a imponer las infracciones a los miles de conductores que diariamente infringen la ley? Pregunto porque basta con recorrer 4 o 5 kilómetros para identificar, especialmente en horas pico, decenas de infractores que cometen desde faltas leves hasta gravísimas y nada pasa. Las calles y avenidas, las aceras y los espacios públicos son reflejo de impunidad total. No hay autoridad. Y ¿quién va a asegurar que las infracciones se cancelan cuando y donde deben cancelarse? Pregunto porque, no solo no se imponen esquelas merecidas a los infractores, sino que cuando las imponen no hay mecanismos para que se haga efectivo el cobro.

Los conductores particulares no tienen escapatoria. Cuando tienen que renovar la licencia o la tarjeta de circulación, allí está el reparo. Si no cancelan, no pueden obtenerlas. Pero... ¿qué pasa con los privados que gozan de la concesión perpetua del servicio público de transporte? Supongo que nada por los ejemplos siguientes:

Mayo 2019 (El Blog): Denuncian a microbusero por circular en contrasentido en Ciudad Merliot. Esto sucedió sobre la calle El Jabalí, en donde está prohibido estacionarse de 5 a. m. a 8 p. m. por ser eje preferencial y todos los días, los carros estacionados se toman un carril. Impunidad total.

Abril 2019 (LPG): En el periodo del 1.º de enero al 28 de marzo de 2019, la Policía de Tránsito impuso 8,439 multas por diferentes infracciones de tránsito solo al transporte colectivo, que equivalen a $278,600.55 a cancelar.

Julio 2018 (Transparencia Activa): A partir de ese día se realizaron al menos 500 inspecciones en unidades del transporte colectivo y se han impuesto al menos 200 infracciones

Noviembre 2018 (LPG): 106 motoristas adeudan casi medio millón de dólares en multas de tránsito. Acumulan 10,483 esquelas de tránsito sin pagar, que equivalen a una deuda de $485,660.08. Hay una persona de la ruta 41-A que debe un total de 517 esquelas y adeuda al fisco $30,357.82.

Esto sale a luz pública cuando la División de Tránsito Terrestre de la Policía Nacional Civil (PNC) "organiza operativos" y eso es de vez en cuando. Y de vez en cuando, las noticias generan indignación el usuario y no usuario del transporte público. Generan indignación porque el servicio de transporte público está privatizado en manos de empresarios privilegiados que amenazan la vida del usuario y con el incremento al precio del servicio.

Esta semana hicieron declaraciones. Se quejan de que no hay ganancias. Piden que se incremente el subsidio o que se autorice incrementar el pasaje a $0.40. ¿Mi aspiración? Que se derogue la ley, que se haga una nueva que someta a concurso periódico las concesiones de líneas de transporte público de pasajeros (cinco años), que establezca condiciones no negociables para los concesionarios, que sean supervisadas anualmente y que se establezca un precio tope para el servicio. Nada de subsidio.

Tags:

  • infracciones de tránsito
  • servicio público de transporte
  • subsidio
  • pasaje

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines