Y si no es la Democracia... ¿Cuál es la opción?

Si usted es de las personas que está insatisfecha con el estado de la Democracia y del estado de las cosas en el país, que adicionalmente desprecia la política y no desea parte de nada que involucre el tema, o conoce personas en esta condición, considere la siguiente reflexión.

Enlace copiado
Enlace copiado

La democracia es más que elecciones, pero no puede ser menos que eso. El ejercicio de la democracia exige participación y la expresión mínima de esta participación es concurrir con nuestro voto para elegir a aquellos que nosotros deseamos que nos representen, nosotros delegamos en estos la toma de decisiones relativa a la vida de nuestro país, ellos son los servidores y nosotros como ciudadanía somos a quienes ellos sirven, por ello debemos escoger a los más capacitados, a los honestos, a aquellos que tienen vocación de servicio.

La democracia tiene ventajas y desventajas, los beneficios son tres poderes de Estado independientes que garantizan los pesos y contrapesos del poder, las instituciones funcionan para todos, los países con mayores niveles de democracia tienen un PIB per cápita más alto, mayor índice de desarrollo humano y menor índice de pobreza. Las desventajas se presentan cuando nos equivocamos al elegir personas inadecuadas, personas sin la educación necesaria para dirigir el país, personas sin el conocimiento necesario para apoyar leyes, obras, procedimientos que vayan en beneficio de la ciudadanía, cuando elegimos personas deshonestas que corrompen el sistema. Por tanto, las ventajas y desventajas dependen de nuestra elección, dependen de nuestro voto.

Otra opción contraria a la democracia es la Autocracia cuyos sinónimos son la Dictadura, el Totalitarismo, la Tiranía, el Absolutismo, estos representan aquel régimen político en el que una sola persona gobierna sin someterse a ningún tipo de limitación y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad, cuyas acciones y decisiones no están sujetas ni a restricciones legales externas, ni a mecanismos regulativos de control popular, es el régimen político que se caracteriza por la reunión de todos los poderes en una sola persona. Las ventajas en esta opción son exclusivamente a las personas que rodean al dictador y las desventajas son para todos los demás ciudadanos, la economía se desploma, son países con alta inflación, con elevados índices de corrupción y pobreza.

Otra opción es el unipartidismo en el que existe un único partido político legal que puede presentarse a los procesos electorales, o bien a aquel en el que, aun existiendo legalmente varios partidos políticos, las normas jurídicas establecen, o de facto se produce, el acaparamiento de la mayor parte del poder político por un único partido. Si bien los sistemas unipartidistas se reivindican como democráticos, la mayoría de los pensadores políticos les niega tal condición por no existir en ellos poliarquía o gobierno de muchos. China posee el gobierno de partido único, las decisiones son tomadas por el partido, no por los ciudadanos. Los sistemas unipartidistas son, y han sido, en el mundo bastante heterogéneos, pudiendo encontrar fundamentalmente partidos únicos comunistas, fascistas y nacionalistas.

Estas otras opciones no son deseables, es obvio que la democracia es el mejor sistema para vivir y por ello es necesario participar con nuestro voto para escoger a los mejores hombres y mujeres. La historia nos prueba que cuando los pueblos eligen buenos líderes estos gestionan grandes países. Demos a El Salvador la oportunidad de salir adelante haciendo buen uso de nuestro voto. ¡Vamos todos a votar y a votar por los mejores!

Lee también

Comentarios

Newsletter