Y son nuestros paisanos

Desde hace algunos días tenía en mente escribir sobre las personas que, por una u otra causa, viven en lo que yo llamo “un limbo legal”.
Enlace copiado
Y son nuestros paisanos

Y son nuestros paisanos

Enlace copiado
<p>[email protected]&nbsp;</p><p>No sé si la expresión sea correcta, pero me refiero a aquellas gentes que no están inscritas en la alcaldía correspondiente. Mucho tiempo atrás, leí un reportaje en un periódico local, en el que citaban el caso de una paupérrima mujer que vivía en una covacha de láminas y cartones, cuya última hija asistía a la escuela “de oyente”. De esta forma la admitió la profesora por no tener la partida de nacimiento, pero sin derecho a certificado de grado por la misma razón de no tener este documento.</p><p> Al indagar el reportero por qué no tenía partida, la madre le dijo que ella había ahorrado el dinero para pagar la inscripción en la alcaldía y se lo entregó a su compañero de vida para sacar el mencionado documento, pero el hombre se gastó el valor de la partida en aguardiente y le dijo a la desdichada mujer que ya la había inscrito. Con ocasión de los triunfos del glorioso equipo de fútbol de playa de la isla La Pirraya, me enteré por la prensa escrita de que en esa como en otras islas del golfo hay muchas personas que carecen de tan importante documento sin el cual no pueden obtener el Documento Único de Identidad, indispensable para acceder a un crédito bancario, para poder votar en las elecciones, como para contraer matrimonio e infinidad de otros trámites. No sé si cuando se ha hecho el censo de población se incluyeron las personas carentes del DUI, ¡lo dudo, porque ante la ley no existen! Generalmente no nos imaginamos lo grave de este problema para nuestros paisanos que viven en extrema pobreza, más grave que el de los paisanos indocumentados en Estados Unidos porque los primeros son indocumentados en su propio país.</p><p>Soy ingeniero, no soy abogado, pero me motiva a escribir sobre este tema para concienciar a personas entendidas en aspectos legales a que presenten posibles soluciones que ayuden a las personas que se encuentran en tal situación.</p><p>El lunes 3 del corriente mes, LA PRENSA GRÁFICA publicó un reportaje titulado “Impulsan registro de pobladores de islas de la bahía”, en el cual mencionan que el RNPN pidió a las alcaldías tomar la iniciativa para solventar la falta de documentación de sus habitantes.</p><p>Mi propósito cuando escribo un artículo tratando el tema es con el fin de oír diferentes opiniones de personas más ilustradas sobre el hecho comentado y qué bueno que ahora sea el señor Fernando Arturo Batlle, presidente del Registro Nacional de las Personas Naturales (RNPN), quien haya tomado interés en prestar ayuda a los habitantes de la isla La Pirraya y de otras islas del golfo de Fonseca, colaborando con las alcaldías involucradas, sobre todo en lugares como San Dionisio donde fueron incendiados los archivos durante el pasado conflicto.</p><p>Ojalá tan loable propósito llegue a otros lugares del país donde seguramente habrá gente indocumentada.</p><p>&nbsp;</p>

Tags:

  • opinion
  • editorial

Lee también

Comentarios

Newsletter