Lo más visto

Más de Opinión

Ya no más lástima propia

Enlace copiado
Misael Rivas hijo

Misael Rivas hijo

Enlace copiado

David Herbert Lawrence dice en un afamado poema: "Nunca vi a un animal salvaje sentir lástima de sí mismo. Hasta el más pequeño pájaro caerá muerto de una rama sin haber sentido jamás lástima de sí mismo"; tal premisa nos hace analizar cada minuto de nuestra vida, ya que somos muy dados, por la fragilidad de nuestra humanidad, a compadecernos de nosotros mismos, dándose como fenómeno en toda esfera social, llegando a contagiar a muchos y ver en otros una esperanza, aun cuando ese otro sea un mediocre con bonito discurso.

Alguien me dijo: "No crea que todo va contra usted, porque si no, está mal preparado para la vida", lo parafraseé ya que me lo dijo en forma poco amable; después de esa advertencia me di cuenta de que los profesionales ya no somos los famosos burgueses o clase media, ahora existe claramente la clase alta y la baja, el paso medio se ha acomodado con la aspiración de ser de la alta y los que pensamos que nuestra profesión es digna y nos da dignidad, somos los que nos aferramos a los pobres y damos gracias a Dios por ello, no digo que el resto no dé gracias, pero no me detengo a esperarlo.

El pueblo debemos tener muy claro que no hay fórmula para que en cinco años salgamos de la crisis de más de 35 años, no digo 30 porque resulta que una presidencia no finalizó muchas obras como la carretera de oro, ahora parte de la Panamericana, y desbarató una educación buena para convertirla en mediocre, y por ello hay malos profesionales, delincuentes y políticos nacientes, que debieron ser instruidos y no lo fueron, siendo ellos los que forjan el mañana de nuestros nietos. Nosotros los mayores de 50 años podemos hacer poco porque no solo vamos corriendo tras la tecnología, la tecnología ya deja a nuestros hijos, quienes forman al país. Dejamos una gran deuda con la camisa azul y blanco la que nos quedó grande, la dejamos sucia, manchada de sangre y corrupción.

Nuestro nuevo presidente es un joven que cumplirá 38 años, con un bebé por nacer y una esposa radiante de felicidad, porque a la vez que dará a luz a un nuevo salvadoreño, tendrá la oportunidad de ser la testigo de un nuevo El Salvador, con retos planteados como nación y no como gobierno, metas que no son para cinco años sino para cuatro períodos, de los que uno es responsabilidad del nuevo líder y tres son compromiso de todos los salvadoreños; de nosotros dependerá de cumplir el reto o de volver a los años turbios y refutados, porque así como se ha demostrado pacífica y democráticamente nuestra inconformidad, debemos de ser responsables de no dejar solo a El Salvador y a sus nuevos dirigentes.

Por mucho tiempo he sostenido que nuestro país es la mejor inversión, lo sigo creyendo y por primera vez habrá nuevo inquilino en la residencia presidencial que no pertenece a las ideologías desgastadas; ya no es hora de criticar o burlarse, es hora que los nuevos forjadores de ideas, académicos o no, se apoyen con nosotros los técnicos y académicos. Ya no traigamos carros ni expertos extranjeros, que venga la CICIES, sintámoslo, El Salvador es la mejor inversión.

Tags:

  • clase media
  • crisis
  • tecnología
  • CICIES

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines