Lo más visto

Más de Opinión

Ya vienen las campañas políticas...

Urgen acciones edilicias, de la PNC y Tránsito así como de los Cuerpos de Agentes Metropolitanos (CAM) en la mayoría de ciudades de nuestro país.
Enlace copiado
Ya vienen las campañas políticas...

Ya vienen las campañas políticas...

Ya vienen las campañas políticas...

Ya vienen las campañas políticas...

Enlace copiado
Durante las campañas electorales para las alcaldías ofrecen con bombo y platillo el ordenamiento, la limpieza, el cumplimiento de las normas y decretos emanados de los concejos municipales y el servicio que darán a los ciudadanos, proponiendo como los más importantes: la salud y el respeto a los derechos ciudadanos. Pero pasada la campaña y decretado “el ganador”, las cosas regresan al nivel de siempre: las calles sucias, abarrotadas de vendedores ambulantes de artículos diversos y frutas; mendigos, madres cargando infantes entre las nocivas nubes de humo de los buses y automóviles, ancianos con males reales o fingidos; payasos, malabaristas y en ocasiones, asaltantes.

Si los alcaldes saliesen a recorrer sus ciudades, no podrían cerrar los ojos a semejante “desmadre” como le llama la gente. Sobre cualquier acera llega alguien, coloca toldos, despliega mercaderías sobre las aceras –desde luego que los peatones se bajen a la calzada y que Dios les proteja– y así monta su flotante venta de flores o zapatos o lentes o ropa o frutas de estación o bisutería, o lo que se le ocurra por haberlo visto usted mismo, caro lector.

En las zonas hospitalarias los “picacheros vendedores de verduras” perifonean sus mercancías con volumen estridente molestando a los enfermos. Esto en cualquier ciudad “decente” sería inaudito y severamente sancionado... No hay leyes, ni responsables de hacerlas cumplir, en caso que las conozcan.

Llegan agentes de Tránsito o del CAM, en Santa Tecla frente al Hospital San Rafael o sus similares de San Salvador (Hospital Rosales o a los hospitales de la Zacamil o la colonia Médica o a los de San Miguel, Santa Ana, etcétera) y retiran placas a los vehículos mal estacionados; los “cuida espacios de parqueos callejeros” se esconden, pero cuando los agentes se han retirado todos reaparecen y retoman “sus espacios de trabajo” pocas horas después.

Los ciudadanos tenemos una gran culpa en este desorden porque si no hay compradores no habrá vendedores. No compremos en las calles y no nos quejaremos de los males que esto trae. Deberían ser sancionados con fuertes multas aplicadas al DUI los vendedores y los compradores infractores. Pero estamos en El Salvador, en donde durante los últimos 30 años cada día tenemos marchas o manifestaciones, cierres de calles, quemas de llantas en la vía pública, asesinatos –ejecuciones– por un poco de dinero, por cruzar a la “zona contraria”, por no pagar la extorsión, o por un teléfono móvil, etcétera. Necesitamos alcaldes que cumplan con su deber hacia la ciudadanía. Necesitamos Policía o autoridades efectivas. Es urgente que recuperen las ciudades que merecemos los habitantes. Además ¿cuánto dinero en multas no cobradas hay ahí?

Señores, encaren sus obligaciones con entereza y capacidad. No más campañas vacías y falaces. No permitan más burlas y rencor del pueblo hacia sus autoridades.
 

Lee también

Comentarios