Lo más visto

Más de Opinión

¿“Yeta” para quién?

Enlace copiado
Enlace copiado
Comenzó 2013, año que para más de uno puede provocar, por lo menos, un cierto erizamiento o molesto cosquilleo. Supersticiosos no faltan y como se sabe al 13 hay quienes lo consideran un numero “yeta”, un número emparentado con infortunios, con desgracias, con la mala suerte.

Así será para algunos, para otros, lo contrario. Unos pierden y otros ganan. Unos ligan y otros no.

Veamos el caso del Ecuador, un ejemplo actual al que, dicho sea al paso, extrañamente han prestado poca atención las investigaciones sobre autoritarismos, corrupción y violaciones de los derechos humanos en la región.

En el Ecuador, en febrero, el día 17 se celebrarán elecciones presidenciales y legislativas (presidente y vicepresidente de la República y 137 miembros para la Asamblea Nacional). Está prevista una segunda vuelta para abril, si en la primera convocatoria no hay un candidato que obtenga mas del 40% de los votos.

Y aquí aparece el tema de la suerte y la mala suerte. Hay quienes calculan que la “yeta” va a estar del lado de los candidatos de la oposición y que Rafael Correa, el actual presidente del Ecuador, quien se presenta a la reelección, se alzará con el triunfo y con amplitud.

Seguro, a la suerte hay que ayudarla y para eso Correa ha dispuesto normas que hacen imposible que la “diosa fortuna” pueda darle una mínima “manita” a los otros candidatos. Se sabe el control de la prensa que a través de diversas normas y de la justicia y de la autoridad Electoral ejerce Correa desde el Gobierno, el que además, para que nadie se equivoque ha clausurado el pasado año más de una docena de medios electrónicos y ha amenazado con hacerlo a otra veintena. Prácticamente todos los mensajes de la oposición deben sufrir una especie de censura previa. Todos los funcionarios públicos, además, tienen prohibido hacer declaraciones y dar información a la prensa que no sea oficialista y por supuesto no se da publicidad oficial a aquellos medios que no apoyen al Gobierno, esto es, a la candidatura de Rafael Correa.

Mientras tanto el presidente candidato tiene a su disposición todos los medios oficiales y los medios amigos a los que el Gobierno respalda con su publicidad. Y Correa no es de los que desprecie la suerte –la que no tienen sus opositores. Según cifras de mediados del año pasado, desde que asumió se dirigió a los ecuatorianos por cadena de radio y TV 1,025 veces (hay que agregarle las de los últimos 6 o 7 meses) y a las que se suman 284 mensajes sabatinos (de tres horas) por todos los medios oficiales y algunos medios privados. Todo esto sin contar toda la publicidad oficial, permanente, de la obra de gobierno.

Es que con toda esa suerte es difícil que Correa pierda. Y así lo ratificarán los observadores de la UNASUR, y de la OEA, cómo no y destacados expertos y comunicadores internacionales. Quizás parte de la victoria la atribuyan más que a los “méritos y atributos” del ganador, a la “yeta” de los perdedores. Queda como mejor justificado ¿no?

Lee también

Comentarios