¡En vida, hermano, en vida!

En vida es cuando tenemos la valiosa oportunidad de reconocer los méritos y virtudes de las personas.
Enlace copiado
Enlace copiado


Esa acción debe ir dedicada a quienes les guardamos sentimientos de afecto y gratitud y por supuesto carísimo respeto a su dignidad sobre todo cuando se han entregado a un noble ministerio irradiando la luz de su saber a seres que les rodean y así forjándolos con su ejemplo carismático, virtudes y sabios consejos, sobre cómo conducirse en la vida independiente e inculcándoles en el proceso de su formación comportarse al servicio de Dios y de la Patria.

Es este el caso al que me voy a referir y el de un ejemplar mentor: es el profesor Óscar René Fernández, que gracias a Dios ha llegado a una avanzada edad demostrando una trayectoria intachable como jefe de familia noble, que se refleja en la excelente personalidad de sus hijos e hijas.

El profesor Fernández ejerció su virtuoso ministerio como maestro en la escuela de la que fue nuestra recordada Casa Nacional del Niño, donde preparó a centenares quienes fuimos sus alumnos, habiendo sido más que nuestro amigo y maestro un verdadero padre espiritual.

Elevo mis plegarias al Señor porque le siga alentando su existencia y lo guarde y acoja en comunión de sus amantísimos hijos y familia.

[email protected]

Tags:

  • dios
  • patria
  • maestro
  • oscar fernandez

Lee también

Comentarios

Newsletter