Lo más visto

¡Feliz año nuevo, El Salvador!

Nuestro querido país, visualizado como un ser vivo, requiere de todo cuidado, cariño y afecto profundo de cada uno de sus connacionales.
Enlace copiado
Enlace copiado
Por eso, al comienzo de 2013 le digo: Feliz año nuevo, patria querida. He tenido el privilegio de viajar por todo el país y me he maravillado de lo bello, estimulante y asombrosamente apacible y tranquilo de muchos de sus pueblos. Hago énfasis en este aspecto porque a pesar de las malas noticias, de los rumores infundados de la desbordante delincuencia y la asfixiante crisis, todavía existen pueblecitos donde se puede dormir por las noches con las puertas abiertas y las ventanas sin barrotes. Hay mucho trabajo por hacer, mucho que cambiar, porque en El Salvador todo es posible. Es tierra de sorpresas y contradicciones, de dulces sueños y amargas pesadillas, de opulencia y miseria, donde aflora una descomunal brecha entre los que tienen en abundancia y los que carecen de todo, donde algunos tiran la comida al basurero y otros la recogen para llenar sus estómagos vacíos. Pero esta es mi tierra y la amo por su esplendor y a pesar de sus infortunios, por su valentía y nobleza, por el empuje de su gente y el heroísmo diario de cada uno. Por eso reitero: ¡Feliz año nuevo, El Salvador!

[email protected]

Tags:

Lee también

Comentarios