Lo más visto

¡Que viva la Pepa!

El origen de la expresión “que viva la Pepa” fue un grito que lanzaron los liberales españoles, en adhesión y defensa a la Constitución de Cádiz.
Enlace copiado
Enlace copiado
El origen de la expresión “que viva la Pepa” fue un grito que lanzaron los liberales españoles, en adhesión y defensa a la Constitución de Cádiz.

En el Oratorio de San Felipe Neri, el 19 de marzo de 1812, fue promulgada la referida Constitución. Ese día, 19 de marzo, se celebra la festividad de San José, también conocida como el día de los “pepes”. Por eso a la Constitución de Cádiz los españoles le llamaron “la Pepa”.

Ese grito, en defensa de la Constitución, debería de servirnos de ejemplo a los salvadoreños ante tantas violaciones que se realizan a la norma constitucional y gritar sin temor: “Respeten la Constitución”, pues esta administración comandantes-“don Funes” ya no tiene vergüenza en pisotearla constante y públicamente.

También se le llama pepa a una sustancia alucinógena que se obtiene del cornezuelo de centeno o melcocha diabólica que se consume en las parrandas del palacete de occidente.

Hoy día en El Salvador, “que viva la Pepa” equivale a: jolgorio, despilfarro, juerga, relajos, manoseos al erario nacional, no pagarle a nadie; se llegó al colmo que un despacho legal hizo varios llamados públicos a la PNC a pagar sus deudas, exhibiéndolos como tramposos.

Exigir el cumplimiento de la Constitución es un deber cívico que nos impone el artículo 73 constitucional, el cual dice: “Cumplir y velar porque se cumpla la Constitución”.

El diccionario más simple establece que velar es cuidar algo; ser centinela de algo. Por eso los salvadoreños debemos reclamar valientemente que se respete y cumpla la Constitución, así como denunciar, señalar, gritar las violaciones que esta administración realiza día a día.

Ya llegamos al colmo, con tanto abuso y despilfarros. Ninguna administración, según datos del BCR, ha recibido tanto dinero en préstamos, como la actual, pero jamás habíamos estado con un índice de pobreza y hambre tan alto como hoy día: se han abandonado las funciones en beneficio del pueblo, la vergüenza mayor ha sido que Taiwán tuvo que regalar los motores de las lavadoras del Hospital Zacamil, $9,000 equivalentes a seis cajas de cinta azul (chin chin). Además, creen que los dineros del pueblo los pueden usar a su antojo. Qué descaro.

Recordemos las frases de Cicerón, en las Catilinarias, acusando a Lucio Sergio Catilina: “Hasta cuándo abusarán de nuestra paciencia. Hasta cuándo dejarán de reírse en nuestra cara”.

Ahora es pública la intención del FMLN, por las declaraciones de Sánchez Cerén, de reformar la Constitución a fin de introducir en ella los principios del comunismo, disfrazados como socialismo del siglo XXI, chavismo.

El FMLN ha sido siempre manejado desde Cuba, donde nació como un solo frente en 1980, por orden de Fidel Castro, donde aglutinó los diferentes grupos terroristas que operaban en el país.

Hoy también los manejan los chavistas por medio de sociedades mercantiles registradas y operando en El Salvador.

Hay que incluir en esos apoyos a las FARC: recordemos que el 21 de diciembre de 2001, en el local de ATCEL, Sánchez Cerén dijo: “Somos solidarios con las FARC”, y todo lo que dice Sánchez Cerén es cierto, ya que él mismo lo dijo en Venezuela: “Soy la voz de la verdad”. Qué bárbaro.

El FMLN ya se ha apoderado de las tres presidencias de los órganos del Estado y cuenta con el apoyo visible de ese grupo de personas que se autodenominan partidos políticos, que como satélites giran a su alrededor, atendiendo al sol que los alumbra.

“Don Funes” ya le cumplió al FMLN, quebrando económicamente al país para entregárselo a ALBA. Ahora esos grupos políticos los ocuparán para dividir a los que creen en la libertad y dejar libre el camino a la chusma roja.

Tags:

  • Oratorio
  • Constitucion e Cadiz
  • cornezuelo

Lee también

Comentarios