¿Desarrollo o beneficencia? (II)

El gobierno. En nuestra previa entrega en el tema ilustramos la diferencia entre desarrollo y beneficencia a través del efecto “cora”, en el cual desarrollo es como el jardinero que llega a una casa todas las semanas, presta servicios necesitados, que tienen valor ya que alguien paga por estos, y la actividad tiene cierta permanencia; beneficencia, en cambio, es lo que llamamos el efecto “cora”, como el necesitado en la esquina, le da la “cora” y temporalmente lo hizo menos necesitado, consumida la “cora” regresa a su previo estado, depende totalmente del beneficiador.
Enlace copiado
¿Desarrollo o beneficencia? (II)

¿Desarrollo o beneficencia? (II)

¿Desarrollo o beneficencia? (II)

¿Desarrollo o beneficencia? (II)

Enlace copiado
También establecimos que desde 1991 todas las iniciativas de desarrollo sostenible han terminado como proyectos de beneficencia, con beneficiarios temporales de dichas iniciativas; media vez la intervención exógena termina así acaba el beneficio. Ninguna ha producido los resultados esperados en términos de desarrollo sostenible, no importa el modelo de cooperación, conducción o ejecución, no echan raíces. Tomando estas experiencias es razonable asumir que el FOMILENIO II y la Alianza para la Prosperidad (los mil millones) terminarán en algunos beneficiados, proyectos de turismo de funcionarios a través de prestanombres, carreteras en abandono, entre otras indeseables características.

Nos dicen que el FOMILENIO II se implementará usando el mismo exitoso modelo del FOMILENIO I. Claro, será exitoso desde el punto de vista de Gestión de Proyectos, pero de desarrollo sostenible nada que ver.

El presidente Sánchez Cerén dijo hace unos días que de los mil millones se beneficiarán 44 municipios. Más claro no puede estar: la visión es beneficencia, no desarrollo.

Es interesante analizar cuál ha sido la participación del gobierno central en todas estas iniciativas de desarrollo sostenible a través del tiempo.

Esta varía desde planificación excesiva, pobre participación o no participación, desastrosa ejecución (generalmente sobre presupuesto). ¡Es que no le pegan a una! ¿Por qué? Es que solo la corrupción no lo explica, esto es algo sistemático, endémico; como una prevalente visión que genera políticas que no son de país. Nos hablan hasta la saciedad de territorios de progreso, de desarrollo territorial; en el pasado quinquenio el tan cacaraqueado Programa Presidencial de Territorios de Progreso (hoy extinto); pues vea lo que es Dios, ¿dónde encuentro la respuesta? En una columna de un periódico digital, publicada el pasado marzo, por el expresidente Funes, y cito textualmente: “La experiencia me indica que de ARENA y el FMLN, quien tiene más capital político para construir esta mayoría es el FMLN en la medida que mantiene y mantendrá por 4 años más el control del Ejecutivo. Así ocurrió en el gobierno anterior. Una vez ARENA pierde el control del Ejecutivo, su capacidad para construir alianzas y pactar acuerdos se reduce considerablemente. El control que tiene el Ejecutivo, en manos del FMLN, de los proyectos de inversión y desarrollo local, le permiten a este partido negociar bajo condiciones más favorables cualquier tipo de respaldo político de los partidos minoritarios a la gestión gubernamental. ARENA, en tanto bancada legislativa, no tiene nada que ofrecer o poner en la mesa de negociaciones, salvo que decida comprar voluntades y replicar el mecanismo mercantilista y un tanto espúreo que este mismo partido ha criticado y denunciado”.

Más claro no puede estar. El Gobierno no está en el negocio de desarrollo territorial, está en el negocio del clientelismo territorial, cuyo propósito es mantener la lealtad política de los habitantes. ¡Así de simple! Nuestro querido El Salvador no importa; lo que importa es el poder. Sigamos así y seremos el paraíso de los “beneficiados”, siempre y cuando seamos serviles a los iluminados de turno. ¿Y... así quieren cinco años?

Tags:

  • desarrollo
  • beneficencia
  • arena
  • fmln
  • fomilenio ii

Lee también

Comentarios

Newsletter