Lo más visto

¿Es posible construir? I

Es muy doloroso ver cómo se deteriora nuestro país en todos los aspectos, día con día.
Enlace copiado
Enlace copiado
 Cuesta conceptuar que después de 23 años de finalizada una destructiva guerra social que inició formalmente en 1970, en vez de dar visos de una reconstrucción social, permanentemente vemos señales de un deterioro progresivo del que no quiero pensar que ha sido malévolamente planificado. Ver imágenes de la Alemania actual por ejemplo, dificulta pensar en la casi total destrucción de su infraestructura que dejó como secuela la malhadada Segunda Guerra Mundial. El verdadero milagro alemán no se produjo por las políticas económicas de la posguerra; ese milagro indudablemente se produjo en los cerebros de los dirigentes quienes se despojaron de odios, rencores y pasiones políticas para visualizar una Alemania bella, próspera, pujante y disciplinada que pusiese en marcha el camino de la reconstrucción como meta mediata de la posguerra. Rápidamente se reconstruyeron edificios, carreteras, palacios, fábricas, granjas, hospitales, a partir de la reconstrucción mental de dirigentes y pueblo. En nuestro país, la destrucción de la infraestructura física, legal y social se profundiza cada día y no parece importar a gobernantes, partidos políticos y pueblo. Sobre todo los ciudadanos tenemos la obligación de señalar las cosas y tomar acción promoviendo los cambios necesarios. ¿Cómo lavar –en el sentido de eliminar suciedades– los cerebros de los políticos y responsables de dirigir nuestros destinos? Urgimos de respuestas y acciones concretas.

[email protected]

Tags:

  • alemania
  • guerra mundial
  • desarrollo
  • milagro aleman

Lee también

Comentarios