¿Qué proponen?

Para recuperar y sentar bases para el desarrollo y el bienestar se necesitan más que ideología y simpatía partidaria.
Enlace copiado
¿Qué proponen?

¿Qué proponen?

¿Qué proponen?

¿Qué proponen?

Enlace copiado
Según LPG Datos (martes 5 de marzo), el 36.4% de electores decidirá a quién otorgarle su valioso voto, valorando las propuestas electorales. Es un dato alentador porque para recuperar y sentar bases para el desarrollo y el bienestar se necesitan más que ideología y simpatía partidaria. Ya hemos experimentado lo que significa elegir sobre “simpatía” y también hemos experimentado elegir sobre “ideología”, y hacerlo implica tener que asumir consecuencias durante 60 meses. La decisión debería superar la subjetividad para que efectivamente se ejerza el derecho a pedir resultados y rendir cuentas.

Las propuestas deben ser consistentes con los principios e ideología partidaria. Cierto. Pero las propuestas deben satisfacer el elemental criterio de viabilidad. Viabilidad financiera, viabilidad cultural, viabilidad política, viabilidad ambiental y viabilidad institucional. Las propuestas teóricamente pueden tener consistencia pero sin viabilidad son letra impresa, papel desperdiciado y palabra muerta.

Las propuestas deben ser diferentes. Diferentes porque el país tiene una insignificante tasa de crecimiento, el país debe más lo que produce, las finanzas públicas no dan ni para el pago a proveedores y por más declaraciones y gestiones de cooperación internacional la inversión extranjera no llega. Diferentes porque a 21 años de paz, los ciudadanos ya no somos los mismos, estamos informados y somos más exigentes.

Las propuestas deben ser audaces, deben concentrarse en responder con inteligencia problemas sensibles y críticos sin privilegios burocráticos y sin compadrazgos políticos. Las oportunidades son grandes y los obstáculos para aprovecharlas deben removerse. Y remover obstáculos exige voluntad, valentía y efectividad.

Las propuestas deben ser motivadoras, deben remover del ambiente la apatía, la indiferencia y la desesperanza que tanta energía colectiva eliminan. Deben ser creíbles, para recuperar la autoestima y entusiasmar. Y sobre todo, deben ser visionarias para que todos puedan identificar sus oportunidades de desarrollo y bienestar. Deben ser motivadoras para que la gente decida construir lo que aspira en el país y se comprometa a trabajar con honestidad, capacidad, energía y perseverancia. Deben ser motivadoras para retener a los que pretenden emigrar y, ojalá, atraer a los que han emigrado.

¿Qué se espera? Reviso la monografía de los partidos políticos de FundaUNGO (2011) y la información de la web para analizar los objetivos de los dos partidos que rivalizan en la intención de voto. En la página Paz, Progreso y Libertad se registra que ARENA tiene como objetivo: “Defender nuestras tradiciones occidentales ante el ataque ideológico y agresión permanente del comunismo internacional y frente a otras ideologías y organizaciones políticas que pongan en peligro la vida institucional de El Salvador, adoptando tres principios: nacionalismo, democracia y libertad”. En los principios, el nacionalismo se vincula con Estado propio y política propia para garantizar el trabajo y el bienestar con solidaridad, productividad, libre empresa y educación. La democracia con la soberanía del pueblo, el ejercicio del sufragio y la aplicación de cuatro poderes para sostenerla, el poder de elección, el poder de sustitución, el poder de iniciativa y el poder del referéndum. Y la libertad la vinculan con el bienestar del pueblo y el desarrollo integral de la nación, la dignidad de la persona la libertad y la justicia. ARENA tiene el desafío de definir una propuesta en este marco.

En la Carta de Principios y Objetivos el FMLN plantea como objetivo: “La construcción de una sociedad democrática en los órdenes político, social y económico... (con) una transformación de alcances estructurales y una actividad social y política DE CARÁCTER REVOLUCIONARIA”. Este es el ideario democrático-revolucionario para el cambio que tiene el FMLN. El revolucionario es toda persona dispuesta a “derribar a las autoridades políticas existentes y de sustituirlas con el fin de efectuar profundos cambios en las relaciones políticas, en el ordenamiento jurídico-constitucional y en la esfera socioeconómica... recurren a la más amplia participación popular contra las autoridades políticas en el poder”. El FMLN tiene el desafío de elaborar su propuesta en el marco de los 12 principios restantes que incluyen “el empeño por la unidad nacional y la concertación”.

Estos son elementos de la cancha ideológica que tendrá las propuestas partidarias que se esperan conocer más temprano que tarde.

Tags:

  • sobre ideologia
  • propuestas
  • viabilidad politica

Lee también

Comentarios

Newsletter