Lo más visto

15 kilómetros hacia la educación

Yesenia Floridalia Argueta, de 17 años, cruza la línea fronteriza entre El Salvador y Honduras para ir a estudiar. 
Enlace copiado
Largo camino a casaFloridalia camina las dos horas y media junto a su hermana Doris, de 16 años. La soledad de los bosques de pino ya no asusta a las estudiantes que, a menudo, se encuentran con traficantes de madera que intentan evitar los puestos militares.

Largo camino a casaFloridalia camina las dos horas y media junto a su hermana Doris, de 16 años. La soledad de los bosques de pino ya no asusta a las estudiantes que, a menudo, se encuentran con traficantes de madera que intentan evitar los puestos militares.

La familia ArguetaEn este retrato familiar hacen falta tres hermanos que no pudieron regresar a Nahuaterique y se quedaron a pasar la noche en El Salvador. Por eso Floridalia solo posó junto a Victoriano Argueta, su padre, María Vigil, su madre, y Gerson, otro de sus hermanos.

La familia ArguetaEn este retrato familiar hacen falta tres hermanos que no pudieron regresar a Nahuaterique y se quedaron a pasar la noche en El Salvador. Por eso Floridalia solo posó junto a Victoriano Argueta, su padre, María Vigil, su madre, y Gerson, otro de sus hermanos.

La familia ArguetaEn este retrato familiar hacen falta tres hermanos que no pudieron regresar a Nahuaterique y se quedaron a pasar la noche en El Salvador. Por eso Floridalia solo posó junto a Victoriano Argueta, su padre, María Vigil, su madre, y Gerson, otro de sus hermanos.

La familia ArguetaEn este retrato familiar hacen falta tres hermanos que no pudieron regresar a Nahuaterique y se quedaron a pasar la noche en El Salvador. Por eso Floridalia solo posó junto a Victoriano Argueta, su padre, María Vigil, su madre, y Gerson, otro de sus hermanos.

Identidad A Floridalia sus padres siempre le inculcaron que su nacionalidad es salvadoreña. Su carné de minoridad dice que nació en el cantón El Carrizal, de Arambala, parte del antiguo municipio al que perteneció Nahuaterique cuando era de El Salvador.

Identidad A Floridalia sus padres siempre le inculcaron que su nacionalidad es salvadoreña. Su carné de minoridad dice que nació en el cantón El Carrizal, de Arambala, parte del antiguo municipio al que perteneció Nahuaterique cuando era de El Salvador.

Alabar en casa  Floridalia participa en los cánticos durante un culto religioso realizado en su hogar. Ha sido parte de la iglesia adventista del séptimo día desde que tiene uso de razón. Una vez al año se integra a la reunión general de jóvenes adventistas que se realiza en El Salvador.

Alabar en casa Floridalia participa en los cánticos durante un culto religioso realizado en su hogar. Ha sido parte de la iglesia adventista del séptimo día desde que tiene uso de razón. Una vez al año se integra a la reunión general de jóvenes adventistas que se realiza en El Salvador.

Estudios integralesLas escuelas en el lado hondureño, a las que Floridalia podría acceder más fácil, no cuentan con las condiciones del Centro Escolar Cantón Rancho Quemado, en El Salvador. Los maestros emitieron un carné para identificar a los estudiantes que cruzan la frontera.

Estudios integralesLas escuelas en el lado hondureño, a las que Floridalia podría acceder más fácil, no cuentan con las condiciones del Centro Escolar Cantón Rancho Quemado, en El Salvador. Los maestros emitieron un carné para identificar a los estudiantes que cruzan la frontera.

Casa en El SalvadorLa familia Argueta ha pagado las primeras letras de un terreno en el lado salvadoreño. Pretende construir su casa para que Floridalia y sus hermanos puedan vivir más cerca de la escuela de Perquín. Se resiste a abandonar su propiedad hondureña.

Casa en El SalvadorLa familia Argueta ha pagado las primeras letras de un terreno en el lado salvadoreño. Pretende construir su casa para que Floridalia y sus hermanos puedan vivir más cerca de la escuela de Perquín. Se resiste a abandonar su propiedad hondureña.

Sobresaliente La joven es una estudiante aplicada, cuyos horarios de estudio requieren que pase todo el día en la escuela. Cuando no está estudiando, funge como líder promotora de salud comunal en Perquín y se involucra en toda actividad relacionada con el bienestar de sus vecinos.

Sobresaliente La joven es una estudiante aplicada, cuyos horarios de estudio requieren que pase todo el día en la escuela. Cuando no está estudiando, funge como líder promotora de salud comunal en Perquín y se involucra en toda actividad relacionada con el bienestar de sus vecinos.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza  Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

Sueños y esperanza Las metas y aspiraciones de Floridalia no se truncan por los problemas limítrofes entre El Salvador y Honduras. Sueña con acceder a una beca universitaria que le permita estudiar en España. Su anhelo más grande es sacar adelante a su familia, la que sigue dividida por una frontera.

15 kilómetros hacia la educación

15 kilómetros hacia la educación

Enlace copiado
<p>Si quiere evitar los engorrosos trámites migratorios que implica pasar a diario desde el cantón El Carrizal, de Nahuaterique, hasta el cantón Rancho Quemado, de Perquín, debe recorrer un trayecto de dos horas y media. A los desafíos que le representa un segundo año de bachillerato Comercial se suman 15 kilómetros de caminos vecinales entre el ex bolsón de Nahuaterique y Perquín. Los recorre en busca de una mejor educación.</p>

Tags:

  • revistas
  • septimo-sentido

Lee también

Comentarios