2015 de alivio para los migrantes

Tener un permiso para conducir significa poder ir todos los días a trabajar, a hacer el súper y a recoger a sus hijos sin temer perder su vehículo, sin temer ser víctima del acoso policial o de la discriminación.
Enlace copiado
2015 de alivio para los migrantes

2015 de alivio para los migrantes

Enlace copiado
Mundos enlazados

El 2015 es un año que vislumbra ser de muchas posibilidades para los migrantes indocumentados en los Estados Unidos. El 1.º de enero los migrantes indocumentados en California amanecieron con una nueva oportunidad, la posibilidad de portar una licencia de conducir otorgada por este estado.

Ese documento, que aunque tendrá un uso restringido, les permitirá a estas personas conducir por las calles del estado sin miedo a ser detenidas y tener que pagar cuantiosas multas o incluso a que su vehículo sea remolcado.

Tendrán que pasar los mismos exámenes que los demás conductores residentes de California y pagar los mismos costos, pero su estatus migratorio ya no será impedimento para obtener este documento.

California tiene la mayor tasa de población indocumentada del país, con más de dos millones de personas.

En los primeros días del mes, el DMV ha recibido más de 30,000 solicitudes para estas licencias.

Los estados de Colorado, Connecticut, Illinois, Maryland, Nevada, Nuevo México, Utah, Vermont y Washington, la capital estadounidense, también otorgan licencias a migrantes indocumentados.

También, esta semana, se anunció la décima prórroga del Estatus Temporal de Protección (TPS, por sus siglas en inglés). Con esta extensión unos 200,000 salvadoreños podrán seguir gozando de estos beneficios por otros 18 meses.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también anunció un paquete de medidas que concederán un amparo legal a las deportaciones a más de cuatro millones de inmigrantes indocumentados en este país, que entrará en efecto en el segundo semestre de este año.

Aunque estos pasos son solo parches a un sistema migratorio que está quebrado, son al menos un alivio temporal para los millones de personas que viven en este país.

Tener un permiso para conducir significa poder ir todos los días a trabajar, a hacer el súper y a recoger a sus hijos sin temer perder su vehículo, sin temer ser víctima del acoso policial o de la discriminación.

Con pasos como este, 2015 pinta ser un año de esperanza para los millones de migrantes indocumentados que viven en este país, que aunque tal vez no logren la tan anhelada residencia permanente que desean o la reunificación familiar, al menos de alguna manera podrán pasar sus días un poco más tranquilos.

Tags:

  • alexandra bonilla
  • migracion
  • migrantes
  • estados unidos

Lee también

Comentarios

Newsletter