8 reglas para cuando vayas a visitar a un recién nacido

La idea de conocer a un bebé recién nacido, a todas nos emociona. Sin embargo, es necesario considerar ciertas recomendaciones para evitar imprudencias, y/o causar molestias al nuevo miembro y padres.
Enlace copiado
Enlace copiado
Siempre, la llegada de un nuevo miembro a la familia es motivo de celebración. Sin embargo, es necesario no dejarse llevar por la emoción y considerar que, para la nueva mamá, esta etapa es agotadora y puede que en ocasiones se sienta indispuesta para recibir visitas. A continuación te dejamos ciertas recomendaciones para tomar en cuenta al momento de hacer tu visita a la casa de un recién nacido:

1.  Sé paciente.


Procura no aturdir a la nueva mamá con textos y llamadas telefónicas, mejor espera que ella te diga qué día podrás ir a conocer al bebé. Recuerda que hay una larga lista de parientes y amigos que también desean conocer al nuevo integrante. Importante: si te piden que esperes, no te lo tomes personal, debes comprender que ambos se están adaptando a su nuevo estilo de vida.


2. No mandes regalos al hospital.


Si lo que quieres es hacerle llegar un obsequio, espera hasta que se lo puedas dar personalmente.

3. Evita llevar a tus hijos, más si están pequeños.


Al hacer una visita a la nueva mamá, es mejor ir sola o, en todo caso, con tu pareja. Los niños suelen ser muy inquietos con los recién nacidos y esto puede alterarlos un poco e incomodar a la madre.

4. Lávate las manos y evita besar al bebé.


Antes de que te acerques al bebé, procura asear tus las manos, puedes hacerlo con alcohol en gel o agua y jabón. Esto es importante, ya que los bebés son muy susceptibles a los gérmenes. Evita besarlo, pues la boca alberga una gran cantidad de bacterias para las que el pequeño aún no está preparado.

5. No visites, mientras estés enferma.


Por muy ansiosa que estés por conocer al bebé, no se te vaya a ocurrir llegar a visitar mientras estés con algún resfriado o alguna enfermedad. Sería una imprudencia de tu parte.

6.  No esperes cargar en tus brazos al recién nacido.


Por diferentes motivos, puede que no puedas hacerlo durante la primera visita: ya sea porque esté dormido, comiendo, entre otros aspectos.  Lo ideal es que te enfoques en platicar con la mamá y ayudarle en lo que fuese necesario.

7. No tomes fotografías, sin previa autorización.


Aunque estés ansiosa por publicar una foto del recién nacido, nunca lo hagas sin previa autorización de los padres. Si tomas una fotografía, lo mejor será que la guardes para ti misma.

8. Sé breve.


Que tu visita no implique estar toda una tarde o mañana en la casa de la nueva madre. Ante todo, debes considerar que tener un bebé, al inicio, puede ser exhaustivo y la madre y el niño necesitan descansar lo suficiente.

Tags:

  • revista ella
  • consejos
  • tips
  • familia
  • hogar
  • hijos
  • recién nacido

Lee también

Comentarios

Newsletter