ÁLBUM DE LIBÉLULAS (167)

Historias sin Cuento
Enlace copiado
Enlace copiado
1362. FLORACIÓN DOMINICAL

El ambiente ahí era tranquilo por naturaleza, pero aquel domingo una especie de animación sin motivo aparente se esparcía por los alrededores. A media mañana, tal animación tomó forma de caravana. Era un personaje desconocido que montado en su corcel manso llegaba al frente de una larga fila de seguidores animosos. Cuando estuvo en el centro de una explanada rústica, el desconocido se detuvo, descendió de su cabalgadura y empezó a repartir palabras como flores con destellos vivos entre los presentes. Alguien susurró, reteniendo en el cuenco de las manos algunas de aquellas palabras: “¡Es Él!” Y el susurro individual se fue convirtiendo de inmediato en una especie de cántico que hacía que los campos abiertos se quedaran estrechos. Ahí muy cerca la ciudad mostraba ya sus perfiles acogedores. Y otra voz tomó cuerpo: “¡El Mesías ya llegó, y viene a quedarse, aunque no se sabe dónde!”

Lea el resto del contenido en: "Álbum de libélulas (167)".

Tags:

  • Literatura salvadoreña
  • microrrelatos
  • microcuento
  • prosa breve
  • David Escobar Galindo

Lee también

Comentarios

Newsletter