ÁLBUM DE LIBÉLULAS (168)

1370. JUNTO A LA VÍA DEL TREN
Enlace copiado
ÁLBUM DE LIBÉLULAS (168)

ÁLBUM DE LIBÉLULAS (168)

ÁLBUM DE LIBÉLULAS (168)

ÁLBUM DE LIBÉLULAS (168)

Enlace copiado

Cuando se trasladaron a vivir en la pequeña casa de adobe que se hallaba casi al haz de los rieles no sabían que temprano por la mañana y temprano por la noche les asaltaría aquella trepidación pasajera pero ensordecedora. Por fortuna, por las mañanas casi nunca estaban ahí, porque ya se habían ido a sus labores, él en un terreno algo distante y ella en una casa del poblado próximo donde lavaba y planchaba; pero en las noches nunca les fallaba el estruendo. Eso se les volvió modo de vida: el tren era su máxima señal de vida, como si el corazón se les saliera por un instante del pecho a tomar posesión del aire. Por eso cuando, por azar del destino, tuvieron que mudarse a otro sitio, cada noche se arrodillaban para rendirle tributo a su deidad el Tren Que Pasa…

Lea el resto del contenido aquí

Tags:

  • David Escobar Galindo
  • microcuentos
  • relatos
  • literatura salvadoreña
  • álbum de libélulas

Lee también

Comentarios

Newsletter