Lo más visto

Más de Revistas

Almorzar entre el absurdo y la desesperanza

Mientras Fortín Magaña se preocupa porque estamos perdiendo a una generación, la propuesta de Valdivieso es encarcelar a esa misma generación. Echo un vistazo a las otras mesas. Quiero ver si los rostros de los comensales me dicen algo. Todos siguen comiendo.
Enlace copiado
Almorzar entre el absurdo y la desesperanza

Almorzar entre el absurdo y la desesperanza

Almorzar entre el absurdo y la desesperanza

Almorzar entre el absurdo y la desesperanza

Enlace copiado
Si me preguntan cuántas veces al día perdemos la esperanza en El Salvador, respondería que demasiadas. El deseo de escribir sobre cómo los salvadoreños estamos entrenados para perder y recuperar la esperanza surgió durante mis almuerzos en Mister Donut. Sin premeditarlo, un mediodía sin saber dónde ir ni con quién comer, llegué y me sentí cómoda entre todos los oficinistas que, al igual que yo, viven la hora de almuerzo como un trámite.

En este compartir anónimo me ha llamado la atención el rol de compañía que juegan los televisores en cada rincón del lugar. Cada quien elige la mesa más estratégica para quedar frente a uno y en un acuerdo casi tácito, todos vemos los noticieros del mediodía. Una vez que nos hemos acomodado, nuestra hora de almuerzo transcurre de la siguiente manera:

Sopa de entrada, primera cucharada: director de Medicina Legal, Miguel Fortín informa que solo en septiembre murieron 689 salvadoreños, 23 cada día, la mayoría entre 20 y 24 años. Fortín aparece en conferencia de prensa y agrega: “Si el país se queda sin una generación, se queda sin futuro”.

Momento del plato fuerte, carne guisada con papas y arroz: la diputada de ARENA Patricia Valdivieso exige que los menores en conflicto con la ley sean procesados como adultos. Valdivieso argumenta: “Si son capaces de cometer crímenes de adultos, deben ser procesados como adultos”. Después de la profunda conclusión de la diputada, el reportero complementa que la solicitud viola todos los convenios internacionales que ha firmado El Salvador.

La incoherencia no ha sido planeada por el productor del noticiero, simplemente así dialoga El Salvador. Mientras Fortín Magaña se preocupa porque estamos perdiendo a una generación, la propuesta de Valdivieso es encarcelar a esa misma generación. Echo un vistazo a las otras mesas. Quiero ver si los rostros de los comensales me dicen algo. Todos siguen comiendo, en silencio, con la mirada fija en la pantalla.

Pruebo la ensalada fresca: la cabeza del sargento de la PNC Baltazar de Jesús Olaizola Díaz estaba dentro de una mochila negra que fue abandonada a la orilla de la autopista Este-Oeste, a la altura del kilómetro 12.5. Con un semblante agotado, el director de la PNC, Mauricio Landaverde, afirma: “No hemos encontrado el resto del cuerpo, pero pondremos a nuestros mejores elementos a investigar el caso”. El reportero concluye que el sargento sería la víctima 52 de la corporación que muere a manos de la delincuencia durante el presente año.

Llega el momento del postre: El diputado del PCN Reynaldo López Cardoza compró propiedades y las pagó en efectivo, hizo 27 viajes de turismo, canceló créditos antes de la fecha de vencimiento y será procesado por enriquecimiento ilícito.

De sobremesa: el canciller de la República, Hugo Martínez, en su reciente visita a la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, hizo un llamado a la comunidad internacional para ayudar al país en el combate a la criminalidad y a resolver el problema migratorio. Es una fortuna tener un canciller tan humanitario. ¡Qué oportuna su preocupación!

Me levanto de la mesa y literalmente no encuentro ni la salida ni la esperanza. Y digo, si ahora me preguntaran cómo recuperamos la esperanza en El Salvador, respondería que es toda una hazaña. Mi fórmula personal es que en tiempos duros, pienso en mi hijo y en el día que vio por primera vez una esperanza. El insecto verde estaba patas arriba, petrificado. Y cuando ya iba a botarlo, me detuvo y me dijo: “No, mamá, no lo botes, porque todavía le puede quedar esperanza”. Y sí, Héctor, tenías razón, aun cuando todo parece perdido, aquí seguimos, luchando por revalidar nuestra esperanza

Tags:

  • rosarlin hernandez
  • el salvador
  • asesinatos
  • almuerzo
  • esperanza

Lee también

Comentarios